miércoles, 15 de junio de 2016

Pájaros.

Nos compraríamos un bote y navegaríamos hasta los confines más profundos del mar adentro, hasta el fin del mundo; donde ni los ojos de los dioses llegarían.

Delirábamos; era nuestra niñez un pájaro bobo de patas azules.

Diario de un Moto/Circuito (2016)
Omar Alej.


No puedo verlos,
el sol se agrava
y aunque hace algún tiempo
no llegan a mi ventana,
para sacarme del limbo
con el que empiezan los días,
sé que están por ahí.

Confundidos
entre las estaciones;
acaso como estamos todos.

Breves en su distancia,
hacen con tinta las plumas
de hasta la última ala.

No partieron desde aquí,
están siempre de regreso
y también sé que viajan siguiendo;
acaso su sombra en la tierra.

¿De qué me atormento?
¿Por qué siento culpa?
acaso de haber visto hacia el cielo
cuando las horas más bajas...

He considerado
que esta es una ficción
donde los pájaros vuelan;
pero de otro modo.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Creo ando sentimental... me llena de nostalgia, esa sensación de mirar al cielo, de buscarlos y no verlos, por horas bajas, que me recuerdan esas donde el sol está a punto de ocultarse o a punto de exponerse, en la hora más fría del día... cuando se supone deban estar ahí cantando tras la ventana... me gusta imaginar que por su ausencia el tiempo se detiene. Nada pasa... "confundidos entre las estaciones" no salen de aquí pero "están siempre de regreso" no solo las aves, me da algo al imaginarme a toda esa gente que va y viene.... me gusta pensar en ese "regreso" no sé, me gustan sus tintes, me parece bello y por ficción.... me gusta imaginar su vuelo en reversa... como una implosión, aunque igual sucede en un mundo escondido que no vemos. No están, vuelan de otro modo, pero se tienen en cuenta cada que se mira para arriba... eso me gusta. Como una esperanza muy dulce.

FloresFer.