martes, 7 de junio de 2016

Mi funeral, solo.


“I thought that love would last forever,
I was wrong.”

Funeral Blues. W.H. Auden.


Tenía el carácter y el temple
de un hombre habituado
al calor más seco;
la calma –quizá,
del verdadero dolor
ya tragado.

Yo imaginé
que en un tiempo pasado
había platicado con mujeres calladas
de los días que pasaban;
pero hoy
solo busca la muerte.

Los ríos de los montes viejos
-me cuenta,
han quedado con él,
para que al ras de la hierba  
con un árbol tardío
se recuenten las perlas
que los han ido dejando
en cada hundimiento:

Es lo que él sabe,
no es mucho ni poco.

Intenté que mirara la luz
rajando mirillas  
a cada puerta que cierra;
que vuelve a cerrar,
para estar seguro
de haberse quedado afuera.

Nada de lo que había,
para él fue posible;
los densos crujidos de adentro,
como un hoyo negro
estaban cerrando el vacío.

No fue un amigo
ni me fue imaginado
mientras quería escribir
cuál golpe tan tibio
había acabado conmigo…

Lo tenté a caminar,
a pasar por el camino
donde el otoño consuela
a los espíritus altos
que no logran volver por encima
de los horizontes;

Pero hoy
solo busca la muerte.

Pagué,
para que una canción
domara al potro perdido
de la juventud.
Llamé en cualquier dirección
pidiendo un motivo,
una lucha;
estaba arruinado en mi intento
y nada salió del sombrero
cuando pensé en el aroma.

La falta de pasiones,
el llano desapego,
me entristecieron y quise
-como por reflejo,
hacer las olas del mar profundo
en un largo silencio;
pero hoy
solo busca la muerte

Omar Alej.

No hay comentarios: