jueves, 2 de junio de 2016

Figth.




Ni palabras ni recuerdos,
esta vez no están los codos de la luna
meciéndome;
solo duele.

He intentado atacarme la cabeza
contra el muro;
pero no he podido ver,
embisto en el aire
como un toro ciego.

Estoy asustado
y mi cara se escurre
en una dimensión
de enfermedad y tiempo:

La muerte
se apresta y se va
me deja en los brazos
de sádicos niños
que no crecerán.

Me he arrodillado
en el lecho del reloj
y extrañas criaturas de las sombras
han tomado mis colmenas de pensamiento
a cambio de una intriga repetida hasta el fondo de la nausea
y hace océano…

Debería caminar a la ventana
y saltar;
pero me detiene el mareo
y no poder respirar.

Me detiene
no poder darme vuelta a mis espaldas
y ser el que mira
lo que atrás va dejando.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Siento que tenía mucho no te leía así. tan caído, tan sombrío tal vez?, pero con ese tono en "fight". Como una lucha contra la vida, o contra la muerte? no lo sé, el dolor, la desesperación!! ese querer atacarse a si mismo y no poder... me deja perpleja, ese sabotear tu propia destrucción... me gusta, por lo que me provoca, por lo que se siente en ello, por como se vive. Por esa muerte que parecía te preparara para ella y al final termina abandonándote, y además en un ambiente permanente, "sádico" perpetuo... que miedo, que fuerte! creo comienzo a marearme también... y que lo que te detiene sea no poder mirar detrás, no querer darse cuenta de lo que se deja... no tener tal valor de despedirse de lo que queda. esa lucha puedo imaginarla de mil maneras, contra las intrigas dadas por seres obscuros, contra el tiempo, la enfermedad, contra uno mismo por ese querer dejarse ir contra todo, y al final no saber como, al final seguir embistiendo como un toro ciego.

FloresFer.