martes, 24 de mayo de 2016

Y luego tú ¿qué estas haciendo?

“…recorrí todos esos caminos
que debió recorrer algún día él.
Releí uno a uno sus libros
buscando pistas en ellos…”

 Incendios. Nacho vegas.

 
 Y luego tú
¿Qué estás haciendo?

Las hermanas se arrejuntan 
sobre muelles y en palabras,
que presiento brillan
dentro de la carne a contra luz.

Aún hay restos de las hojas
que sin saber qué es lo que hacía,
lloró el viento e hizo puente:

Todavía,
se llevó el diente de león
y era piel de las campanas.

Son recuerdos que los hacen
aún más vivos a los muertos;
pues en vida no gozaban de la fama
de ser balas de memoria
contra todos los olvidos.

Y se ciernen a los actos en los teatros…

Y se agachan como curvos viejecillos
que le dan los buenos días
a la flor que las estrellas
inventaron, ayer noche.

Y luego tú
¿Qué estás haciendo?

Esta vez las estaciones
no se llevan media vida;
no hacen luz y camarote.
Te conducen cual intruso
y llevan luces de tormenta
en un archivo:

La mentira
-esa mentira,
justo esa.
La recuerdas;
pero nunca regresaste
aunque sabias.
Y yo supe. Y ahora sé.

Otra vez el equilibrio,
como un síntoma de nada que te enferme,
no ha sido merecido, pues después…

Siguen locos los gorriones,
que es el nombre que yo daba a las palomas,
o las ratas,
que es el nombre que decías, deberían de tener.
Siguen lejos esos ríos,
los que cuenta el tiempo seco
que aquí había.

Volví a Puebla
por mirarte sin que vieras
lo que hacía después de todo;
Siguen dándose las misas
a las doce
y a las seis.
Hoy, tan solo
llegará a la media noche
y quien buscaba habrá visto
qué encontró.

Sino puedes creerlo,
no lo creas:

Es mejor que algunas veces
nada pase en realidad.

Y luego tú
¿Qué estás haciendo?

Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Busco las palabras de mentiras
que diría un niño improvisando
cuando este está jugando
imaginando ser su héroe

pareciera no fue hace mucho
que me he visto ser el niño
cuando usaba una toalla por capa
imaginando mil poderes...

¡eso hago!

Anónimo dijo...


Muy sobrio, lo leo con mucha seriedad... me gusta mucho esa parte de los recuerdos, que reviven a los muertos... balas de memoria contra los olvidos, Los recuerdos haciendo lo suyo, las estaciones haciendo lo suyo... la mentira, me gusta esa intriga en ella, esa intensión que hay entre dos, de que solo quede entre ellos... y con ella decir verdades, esas que solo dos saben... me gusta porque puede ser cualquier cosa, es como si dentro de esa parte pudieran existir un sinfín de historias y posibilidades, vidas y sin embargo... nada. ambos saben que, nada. Esa parte del equilibrio, buscado por tantos, "como un síntoma de nada que te enferme" no merecido, no encontrado, que imagino que todo enferma, ya sabes? de muchas maneras, lo imagino así como algo que se siente tanto que te pone mal/bien... no, así cuando se es merecedor de tal síntoma? wow. Volver, sin que los demás se percaten lo que hay detrás de ese regreso... sin que se percaten del mismo regreso, pero estás ahí mirando, puedo ver la silueta de quien no es mirado... ya sabes? como estar dentro de una multitud acelerada que hacen todo menos darse cuenta de que se está ahí... :O me fui? me desvié mucho? tal vez por eso, solo quien buscaba, habrá visto qué encontró... quien si pudo ver... "es mejor que algunas veces nada pase en realidad" y mientras eso -pasa o no pasa- le preguntas qué está haciendo... como decir, bueno! yo hago esto, los recuerdos hacen esto, los locos gorriones, las estaciones, las mentiras, y tú? y mientras tanto tu qué?.... pero no sé, lo siento de distintas formas, puede ser un intento por saber del otro, por querer ver lo que el otro, en sus ojos, en su hacer... o no sé si prefiero quedarme con una pregunta dura, con algo de soberbia... y tú? acaso estas haciendo algo? que no lo veo, que no lo sé, que no lo siento...

FloresFer.