miércoles, 18 de mayo de 2016

Reposo.


“El mar del Sur! Adelante, descubridores! Balboas y Laperouses,
Magallanes y Cookes, por aquí caballeros, no tropezar con este
Arrecife, no enredarse en el sargazo, no jugar con la espuma!
Hacia abajo! Hacia la plenitud del silencio! Conquistadores, por
Aquí! y ahora basta!
Hay que morir!”

El mar. Pablo Neruda.


No se van esos días
que ya se fueron,
no se van.
Han salido a buscar
y me buscan.

Quise escribir con amor;
tejía los puentes
con sumo cuidado,
pensando posible
hasta la última duda,
y me he caído en el borde.
Y al romperme en pedazos,
al tener que rehacerme,
han cambiado mis dientes por otros.

En las salas de las casas
había gentes y se hablaban
sobre dios y los milagros
sin que yo o los coyotes
importáramos gran cosa.

Escuché
-¿qué fue lo que escuchaba?,
quizá los giros giratorios
que movían las ruedas de los trenes
sobre mares que Neruda desnudó.

En lo recio del calor
parecía derretirse el horizonte
y nosotros que adorábamos la luna,
nos perdimos en mareos
de la fiebre y la pobreza.

Nunca nada fue tan dulce
como el ruido de la lluvia
cuando se iba yendo lenta,
gota a gota sobre el techo
de maderas y cartones.

Me dejaba los dos ojos
en acuarios públicos sin peces,
preguntando.
Sin embargo nos los traicioné
esos secretos.

No pasé del orificio que miraba
al lavabo en el baño de las damas;
lo demás lo improvisé
persiguiendo aquella voz
que le increpaba a las estrellas
su belleza.

Y aunque estoy erguido.
Y aún si logré poner un poco de amor
sobre la hoja,
he tenido que asentir:

Es algo aún más complejo,
abrázame.

Solamente tú lo sabes;
que no digo la verdad
cuando digo que no estoy pensando
en nada.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


ay... ya desde Neruda... poniéndole play a Daydreaming.. "hacia la plenitud del silencio" es como dejarse caer, de una forma valiente y bellísima... esos días "ya pasados" que se quedan, que aunque no quieras, están ahí, buscan y encuentran. a mi me gusta... me gusta un montón. tiene una delicadeza tan bonita, no sé si sea la canción, como verlo todo con velos blancos, o ese "escribir con amor"... tejer... romperse, en cámara lenta... me gusta imaginar que eso que se habla en familia no es algo tan real como lo que hay afuera, como lo que debería importar... siento que es ese vivir en esa burbuja sin darse cuenta de lo que hay afuera... "nos perdimos en mareos de la fiebre y la pobreza"... nos dejamos caer... pero otra vez de esa forma tan sutil, tan lenta, tan linda... tan contrastante... de repente te vi niño, persiguiendo la voz.. :) que ternura... que ternura y que belleza, y aún dejando todo sobre la hoja, aun sin dejarse caer por completo... "abrázame" .... ay no se ni que siento... ese abrázame, y ese... eres tu quien sabe, más como eres tu quien me conoce. "solamente tú" hay algo ahí que no sé... me da muchísima nostalgia. no sé, creo que porque me quede en ese niño, frágil pero valiente, capaz de dar amor, capaz de pedir un abrazo, capaz de dejarse caer, reposar, o morir de la forma más bonita.
Siento que tengo brillo en los ojitos, ya sabes, como de animé.

FloresFer.