viernes, 6 de mayo de 2016

Isis Cook; la mujer de Omar Alej.


"Quizá esperen oír de mí lamentos de ‘lo mucho que se sufre’ viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr" 

Frida Kahlo.


Así,
por lo bajito:

Cuento los minutos
y te digo
que aún te quiero Omar Alej;
aquí te quiero.

Dentro mío haciendo daño;
nada más sabes hacer porque eres bueno.

Cuando lloras de contento,
de emoción que es imposible
y que tú sientes al mirar solo un reflejo
de la vida que viviendo inmortaliza
su maleva brevedad,
me mojo toda.

Eres todo un mito callejero
con tus faros y avenidas
pestañeando…

Cuando callas
ni siquiera en el silencio hablas bajo;
pareciera que tuvieras algún pacto
con las nubes, allá arriba.

Qué más da ser yo la tonta,
en el fuego en el que crees,
ardería
sin decir jamás que fuiste una mentira:

Tus promesas incumplidas
me salvaron de creer en lo que creo.

Con el cuerpo acostumbrado
a los cansancios,
te he mirado empezarlo cada día
por la noche
y saber que viene el sol detrás de todo.

Vaya genio
que te has hecho,
esa mente en su volada
pareciera la de un pez que va en pastilla
y que nada sobre campos de exterminio.

Sí, querido.
No supero la ocasión
en que comiste de mi sexo
con total indiferencia;
como un chulo folla putas.
Eras más
que lo que has sido,
queda claro en el espejo
que te dice de palabras que te buscan.

Este hombre
que aquí está,
no está tanto como tengo tus ausencias;
me mostraste como era la cocina de una bruja
y cociné, yo, para ti,
cualquier pudor que contuviera…

Sé que amas con soberbia;
que tu estilo
es lo único que pruebas.

Que invisible
y que atorrante
te me vuelves a las tres de la mañana;
cuando busco y ya no estas,
porque no estabas.

Qué esperanza
que me pones cuando ríes
tan villano,
cuando miras a la gente por adentro
y le socorres en sus penas;
apagando realidades y rutinas:

Solo tú.

Muchas veces te busqué
y te encontré chapoteando con sirenas
en un claro de la luna.

Eras, siempre eras,
ahora lo sé.

Te bendigo Omar Alej.
Por tu maldita vanidad,
yo te bendigo.

Isis Cook.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mujer enamorada que te acepta con esa sonrisa siniestra y despreocupada por la vida, que disfruta, siente y vive, que ve mas allá del la mentira y la hace suya.

Afortunado en tener amores así Omar Alej.

Carlito

Anónimo dijo...

solo una mujer enamorada se expresa asi. eso es amor carnal y puro.

que afortunada la mujer de OMAR ALEJANDRO.