jueves, 19 de mayo de 2016

Ese rincón.

“Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías” 

Justo es decirlo. Williams Carlos Williams.


Ese rincón,
para hacernos amigos
y consolarnos del tiempo,
de la incomprensión,
de que nadie nos quiera
y de haber dejado la justa
de la adolescencia.

Los tres tazones,
el rojo, el blanco y el azul,
para pedir el café por la mañana,
sobre la tarde,
en la noche.

Que las ventanas nos vean,
que las cortinas nos vuelen
y que los muebles asciendan
a primerísima fila,
para ver en un filme
que nunca nos vamos sin decirnos te quiero: ¡Te quiero, te quiero, te quiero!

Por las canciones cantamos;
es necesario cantarlas
pues son el canto
de los cantantes que cantan
porque las aves –algunas, les hablan.

Y que la puerta este abierta
y en la cocina el olor
y sobre el fuego la sopa
y en la heladera los hielos,
para beber agua fresca.

Hoy nuestra más alta pasión
son tersas tardes de costura
y campanas:

Ahora, con todo revuelto;
pero puesto en su sitio,
digamos que somos
los habitantes más viejos
de Nunca Jamás.

Omar Alej.


No hay comentarios: