jueves, 7 de abril de 2016

Solo por ti.

«La gran insubordinación es vivir la vida hasta el final»
Imre Kertész.


Esos hombres
de una edad ya meritoria
que tosían
mientras se fumaban un cigarro
o que se apagaban la tos, fumando,
me robaban la atención
en los inviernos
y aún lo hacen.

No sé modos
designados de morir
correctamente;
intuyo que es instinto,
biología.

Una vez
abracé a una chica tan fuerte
que le corte la cabeza
con los brazos;
no volví a verla
y siempre que pasaba junto a mi
disimulaba… hija de puta.

En un mundo de patrañas
la ilusión se vuelve densa,
casi tanto como sombras de cruces;

Y si una multitud huyendo
te abre los ojos cuando tienes cinco años
-porque te han pisado en su avanzada,
puede ser que cada santo
sea lo mismo que una bestia
persiguiendo el aroma de la sangre.

Seguiré próximo al golpe,
sin morirme del veneno
con el que creen conocerme
mis verdugos:

Solo tú
-solo por ti
sigo cursos y dilemas
en ventanas abisales.

Con los pulmones destrozados
-inocente,
en cuero añil,
me suelo preguntar
que tan poética es la tisis;
luego, en un acento portugués,
una azafata dice mi nombre a través de los parlantes
del avión.
En la pista del despegue
veo que hay alguien que me grita.

El amor que hace sufrir
es el amor del que no ama;
¡fuck police!

Aquí estamos otra vez
y con una palmada en el culo
me envías a volar;
quieres que traiga al volver
las cabelleras enemigas
y alguna cicatriz
que ponga celosas a todas tus amigas.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...



Esos hombres... siento que podrías llegar a ser uno de ellos, los imagino así, sin preocupaciones, con toda esa experiencia acumulada en cada fumada, cómo no llamar la atención. Morir correctamente... me gusta la intuición del instinto, como si nos dirigiéramos inconscientemente a la forma de muerte hecha a nuestra medida...
Jaja, la chica, me hizo gracia, imaginarte volándole la cabeza, imaginarla perdida, tratando de recuperarla, imaginarla disimulada... ay, la ilusión, como si ya no hubiera espacio para ella en este mundo... no me gusta eso... y abrirte los ojos a los 5 años, "-porque te han pisado en su avanzada," uff, que forma de despertarte... que edad para despertar... ver santos y bestias por iguales... y darse cuenta que si, al final todos somos animales con instintos asesinos... Me gustó montón esa parte... justo después de decir que la ilusión no cabe más... Y no morir! volver a resistir. uy que cosa... sigo cursos y dilemas en ventanas abisales... como en una inmensidad desconocida, como valiente...
Que escena jaja la enfermedad, la inocencia que ésta provoca en ti... la azafata, la pista.. y el amor.. ese amor del que dices que no ama... Otra vez... ese otra vez, es como lo que pensaba hace un rato, otra vez, porque ocurrió ya una y volverá a ocurrir otra... como rituales que tendrán que suceder siempre. Me gusta, lo de las cabelleras enemigas y la cicatriz, como si te enviaran a la misma guerra, ¿una guerra tuya o la guerra de quien te envía a volar? no sé, me gusta pensar al ... al final un "solo por ti" valiente, sin muerte, con ilusión pero con los ojos bien abiertos... y esperar a ver los restos de la vuelta.

FloresFer.