miércoles, 9 de marzo de 2016

Lo dijo Dear Papa.


"No tengo esperanzas de futuro
y sólo espero tener las suficientes botas para cambiarme".

Bob Dylan.


Ahora que es un disparate
hablar de confianza,
mientras caminamos
buscando una esquina con besos
y de regreso una tienda
donde comprar el pan…

Ahora que las pruebas avalan
las balas de las supercherías
y de lo fundamental.

Ahora que el trigo
es más duro que el oro
y que duele más que la sangre
la virtualidad
de calar el futuro en un cigarrillo.

Ahora que encierro en mis manos
el llanto de un grillo
que no suele estar.
Ahora que ayer
es olvido de nuevo
y memoria,
otra vez…

Los desairados soldados
regresan a casa;
sus años roídos
indican que estamos
cubiertos de dios, en fisuras.

Y ni siquiera reñir
y ni siquiera llorar.
Alguna moneda girando
sobre el tablero
y otra vez a la pista
como un caballo maldito
sin crines salvajes.

Puedo tirar de las cuerdas,
quiero tirar de las cuerdas.
Ya nunca pude olvidar
que algunas promesas ardieron
cuando la luna se fue
repicoteando en planetas…

Podría lograr una red,
para dejarte caer
y caerme contigo en el norte;
de donde han partido
los caminantes del sur
que no dejan huella.

En modos insospechados
la daga de tu embrujo
se expande dentro de la cueva:

Será que aquí silba el viento,
será que viene el silencio de allá.

En modos insospechados
mis hombros los llevan a otros.
Yo sueño que no puedo andar;
que llevo las piernas tensas
y me hablas de amor,  
cuando de ruido
no escucho…

En modos insospechados
dibujas un trozo de historia soez;
veras recostadas en calma
las olas bravas del mar
de las que hablaba el poeta.

Si el deseo sobrepasa
la custodia
y el delirio te enternece
como a un hombre que ve arder
su propia casa,
mi más sentido pésame,
enhorabuena.

Eres un cartero Camboyano.

Pero no esperes
que te crean:

¿Quién habría de creerte
si has buscado tanto tiempo
la verdad?
Omar Alej.

No hay comentarios: