jueves, 24 de marzo de 2016

A favor de Omar.


“Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.”

Contra Jaime Gil de Biedma. Jaime Gil de Biedma.


Vayamos al cine,
Omar,
y veras que he creído
lo que has ido creando.

Se ha venido acercando
un sol muy radiante
y no querría se quemara  
tu abrigo de papel picado;
cuando he comprado
mis gafas
no había tenido tus ojos.

Callas que no te divierte
hablar con la gente
además siempre hay
muchos cuentos extraños;
pero puedo contarte
sobre una historia
que fue
y que de algún modo
sigue siendo
en tu patria de espantos.

Salí a las calles
-no es que fuera importante,
lo hacía mucha gente;
pero quien vestía de mi madre
me dejaba encerrado
tras las puertas cerradas con llave
y no me valió -no del todo,
imaginarme en Siberia
siendo Miguel Strogoff:

Grité fuerte ante ventanas
pidiendo salir, para herir
a Julieta  
a Helena  
y a Carmen.

Te lo quiero aprender
pues te he visto venir
con esa maleta en los brazos
y pareces cansado de algo
que se fue repitiendo;
como la guerra en los ojos
de los veteranos.

Vayamos al cine,
siempre es mejor 
no decir nada mientras hablamos 
a través de palabras que se escuchan mejor
en la voz de Christian Bale  
o Michael Caine.

Además
hay verdades…

La misma plaza
que un día se abrió
para verme salir
era luna provincia
donde tu reino dormía
y mientras tanto,
¿qué libro leías?

Estas aquí
y encontrarte no es
claramente
lo mismo.

Yo ya he comido,
tus buenos modales resguardan
mis anhelos vagos
y la ambigüedad de lo que digo
solamente dirá…

Vayamos al cine;
hace algunos años no estabas
y ha sido esperar
sentir que esperaba
a quedarme solo.

Omar Alej.

No hay comentarios: