martes, 23 de febrero de 2016

WordTenOne.

“Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.”


Piedra negra sobre piedra blanca. Cesar Vallejo


El pasado es un hallazgo
que se encuentra en el futuro.

Algunas cosas aún no existen;
pero ya han sucedido.

Como si fueran semillas
de universo
dando vueltas
en las pistas de colores
que persiguen niños de Asia…

Hoy de nuevo
he despertado
y ahí estaba otra palabra,
suave y rosa esta vez,
como un alivio.

A donde voy,
distintas dudas,
nuevas odas
al desorden de deseos;

Se encarna en mí
y así anda entre mis manos
-por el tiempo,
sin que pueda recogerla
o llamarla.

En momentos de dolor,
de dicha ciega,
en horas blancas,
en alturas con tres pisos, para dioses,
en caídas,
pienso que invocar un verbo breve
romperá en esta celda mis grilletes
y pondrá los escalones de la luna
en mis pestañas;

Pero no suele pasar
y enmudezco,
vuelvo al mundo,
extraviado.

Voy tirando del coraje de poetas,
contra todo.
Imitando
lo que había en el espejo
cuando vi por vez primera
qué era yo…

Cerciorándome de estar despierto
si una vez
-a mí también,
me pasa el alba
y una calle de parís
con aguacero.

Solo eso puedo hacer
pues no me sirven
ni veranos
ni hospitales.
Ni siquiera bares negros
de ginebra y cocaína,
solamente la ventisca.

Soy del río
y nada más.
Por adentro
me han surcado las corrientes:

Cuando muera
quiero ver la luz del centro,
la que nace en una gota de agua
al salpicarse entre las plantas.

(Eso ha sido,
para mí,
esperar algo…

Continuar).

Omar Alej.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que diferencia a un hombre de un señor son lecciones como estas que nos regala, donde se sabe que las cosas suceden, todo esta ahí, planeado o inesperado, fuera de control, con tristezas, memorias y alegrías pero el secreto es saber como tomarlo, analizar y dejar que fluya, liberándote de lo malo y absorbiendo lo bueno.

Carlito