miércoles, 10 de febrero de 2016

Marca registrada.

…vivo tan lejos de sus preguntas,
dentro de un corazón alquilado.
Todas las mujeres son vuelos,
¿es ella un vuelo chárter
en un avión que se avería?
silbo mientras pienso la respuesta.

Knock-Out. Pedro Casariego.


Sexy Wolf
se monta nubes
y ahí encima sobre ellas
sobrepone con cuidados
a señoras a las cuales acusaron
de jugar a los esposos
con el viudo Lucifer.

Tiene acciones
en la cumbre de finanzas afectivas;
te dirá de tres mentiras
que no sabes
si tú a cambio se lo haces en tu casa
con bebidas y canciones

No es de ti
ni fue de nadie,
pues no es
y simplemente…

Nunca más es para siempre
en esos tipos
que de noche usan gafas
contra el sol que da en la herida
de los días que pasaron.

Solamente un momento lo contrae,
lo resucita
y lo hace uno con la vida,  
es el tiempo en el que él
cambia polos de corriente
y se atrae hacia las dos,
contradicción.

Ciertos días
-embotado en un dilema
de experiencia vs juego,
Sexy Wolf,
ya no sabría qué decirte de la luna
ni del arte de matar
que desprenden las antenas
cuando llueve y buscan rayos.

Sin embargo,
si anda fino,
de tu blusa saca un tercio de poesía
más vistosa que las luces
de un torero en tierra negra.
Con los ríos de su lado
es capaz de ir probando que ahora eres
humedad
y poco más que el mar en celo.

No es correcto
pues no quiere de estos tiempos
un amparo;
hay crueldades evidentes
y hay besos en la boca.

Sexy Wolf
no cambia.
Su moda está en el tiempo
y una vez que este lo alcanza
vuelve, in love, a estar vigente.

Omar Alej.  

No hay comentarios: