lunes, 4 de enero de 2016

Ya ha empezado.


Este año que ha empezado,
si me acaba,
lo ha de hacer
perdiendo voz;
entre susurros…
pienso en ser su opositor
y ya  lo llevo por el cuello
y ya me llevan esposado.

Somos juntos
un recuerdo que esperaba
cuando vine del olvido:
yo he querido que ante el rey
me salieran las palabras de un bufón.




Nunca tuve menos pruebas
y nunca estuve tan aparte.
Sin embargo lo soñé en otros sueños,
va sintiéndose real la pesadilla del amor
entre dos extraños.

Nació guapo, rico y fuerte;
en apenas cuatro días no me privo, en sus distancias, lejanías
ni me encuentro en el camino de los que saben llegar.
De este año sentiré -aún más hondas,
las banderas que calcina el horizonte
y andaré a su llamado, alejándome de luces ilusorias
detrás del pergamino.
Ya no importa
por qué diablos
-al mirarme,
se me oculta la verdad… 
De paisano,
de contento
y con otros,
este año se hizo el mundo imposible:
con más tiempo
y menos prisa. 
Sí,
antes otros presintieron la alegría
y se fueron con las cuencas vacías,
sí, así es justo que me encuentre…
puede ser que siendo terco queden bailes 
¡que se rompan las fronteras!
Puede ser
que no nos vean al vestirnos
y tus ropas no provengan de ese hombre
que ha quemado los telares de mi pueblo.
Puede ser
que -yo contigo, de mil formas bailaremos
sin saber cómo se hace.
Este año que ha empezado…
ya he mirado
y casi tengo…

Será breve,
empecemos.
Omar Alej.

No hay comentarios: