viernes, 15 de enero de 2016

El Fantasma de Omar Alej.

“Si sabemos que nacimos condenados
¿Por qué somos tan sensibles al amor?”


Belgrano. Andrés Calamaro.



Quizá sea una forma
de comunicación
que te lastimo
y que me lastimes;

Condenados,
para transitar
dejando en movimiento
cada intimo reflejo del temor.

Se amplifica en un acto ilusorio
que realmente estés bailando con el ritmo indicado
mientras yo te miro
aprendiéndome tus pasos,
resbalados sobre un palmo de madera
que lustraron con orina de hombres negros.

Son ondas vagas
las sinceridades de tantas velas
y tantas notas de piano
entre tu abrigo
y los rastros azules
de la melancolía…

Para ti fue mi codicia
y lo ingrato es no encontrar –en este plano,
el destino de aquellas ficciones;

Si corrieran los ojos
de los que no están aquí
-de los muertos bajo tierra,
el amanecer sería un genocidio…

Te pusieron una copa de ginebra
y tú bebiendo
sin hacer por encontrar la sima
de un último brindis…

En los enjambres de las trompetas
el mar picaba en DO mayor.

Aquella madrugada
con mi pulso se detuvo
el reflector sobre la isla,
asomaban fauna y flora
los delirios de natura que suceden
cuando hay pactos por cumplir.

Varios cientos de diamantes,
sin valor en el naufragio,
destilándose el sudor
de hadas que iban de hachís y purpurina…

Es letal estando muerto
aún poder verte,
qué ironía lo mortal
-después de vivo,
que es tu boca en otras bocas
de cloacas.

Sin las entrelineas ya no hay nadie que me vea
descender por toda la eternidad;
pero voy quedándome en los cambios de lienzo
recordando.

Y esa forma en la que fui
ni en el agua
ni en la hoja
se aparece…  

Son muy largas
las caladas al cigarro
que te hacen un fantasma;
si lo sé
es porque ahora estoy fumando.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Ay... qué bueno es! que melancolía... azul muy marino. Y bello muy bello... desde como el herir es también una forma de decir: aquí estoy. Veo perfecto ese fantasma viéndola, y ella sabiéndose mirada, por eso hiere también, eso me gusta muchísimo! el sentir la muerte incluso muerto ya, el cómo mata verla en otras bocas. :O Me gusta la diferencia de las dimensiones, la frustración de no encontrar "en este plano, el destino de aquellas ficciones" cómo si en el otro plano fuera más sencillo visualizar el destino de lo que se imagina... y esa magia al imaginar diamantes en el mar, esos pequeños brillos justo antes de que salga el sol... El momento de ser ese otro, de morir... "los delirios de natura que suceden cuando hay pactos por cumplir" como si todo al rededor supiera que era ese el momento de entregarte. Me gusta imaginarlo tan lleno de magia, tan hermoso, para romper con el sentimiento de que solo quien es fantasma lo ve y lo sabe.. Porque "en el mundo del vacío todo sigue" y es como ver ese fantasma ir desapareciendo de a poco... los fantasmas también tienden a irse... me gusta que éste busque quedarse en el recuerdo. o algo así... consciente de que no volverá a ser como se fue antes... Y que todo suceda una y otra vez en cada bocanada de humo... ser eso, el humo denso que termina por desaparecer. :O Ah!

FloresFer.