lunes, 25 de enero de 2016

Cuestión de suerte.


“Idealizamos el amor. Tenemos que hacerlo porque, de lo contrario, la persona de la que nos enamoramos sería una persona como todas las demás. Y estamos programados para sobrellevar el horror de que otros se enamoren. Tenemos que hacer del objeto de nuestro amor un dios o una diosa. Además, el amor ha producido algunas de las mejores obras de arte. Los dos grandes mitos de nuestra era son la religión y el amor. ¿Y cómo podemos vivir sin ellos?”

John Banville.


Ella en él
y él en ella.

Golpes, gritos, navajas,
barbitúricos, porros,
ganas, cansancios, delirios,
hambres, frío, silencios
besos y caricias, cartas,
distancias, heridas,
banquetes y ascetismo.

Ella en él
y él en ella;
son la batalla por la libertad.
El motivo y la ruina
de lo que viene después
de la gloria.

Son -en lo que dura la suerte,
gestos de la duda.

Son divinos y el pecado.

Son compañeros de un distante viaje al sol
que hace escalas
en cada casino del invierno.

Ella en él;
puta esclava en día libre
sobre el cuerpo de un extraño.
Él en ella;
un tirano sosteniendo
las precarias condiciones
del más fuerte:

Son dos míseros amantes
que se tiene uno al otro
y no se tienen dentro de ellos,
por lo larga que es la espera,
esperando a que el amor no los entregue.

Ella en él
se cubre de las sombras destruidas
que le deja la abstinencia…

Él en ella
se controla de las rabias
que le hablan de matarlos…

Él ha sido su Goliat,
su otra tierra,
su prendedor,
su proxeneta
y su Frankenstein Romeo.

Ella ha visto,
lejos de él,
salir el sol
en una ciudad con puerto…
Se ha metido en
tinas de
cálidas aguas.

Han tomado el desayuno
en el jardín
usando guantes y sombrero,
mientras parlan sobre huesos que en las dunas
encontraban al soñar el mismo sueño.

Ella en él
y él en ella,
un planeta en la marea del universo.

Ahora cambia,
lo que es mal lo llama al bien
y sobre todo han sido ellos.

Omar Alej.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Amor.- La aspiración a algo perfecto donde no existe mas que aceptación con esa manera de volverse parte uno del otro y sonreír bajo un atardecer, intercambiando la manera de ver la vida en el otro y moldearla.

Carlito

Anónimo dijo...

...Y moldearla en el código estético del terror.

Carlito.

Carolina Torres dijo...

Complemento perfecto de los amantes asesinos

Su cariño y píedad de ambos hace la espera un poco mas larga , entre sueños y deseos buscan estar juntos.

Un dia podran llegar a complementar esas cicatrices y dejaras de ser el extraño y ella ser la exclave , compañeros del mismo destino