jueves, 31 de diciembre de 2015

I am, dos mil dieciséis.

“Así yo estuve aquí
dentro del vientre de mi madre,
y es verdad que algo oscuro, que algo anterior me trae
por estos sitios destartalados.”
Barcelona ja no es bona. Jaime Gil de Biedma.


Con el brazo extendido
y la mirada tendida
a través de las nubes,
sabiendo de lluvias
que aquí llueven gotas de demolición,
así, dieciséis
yo te espero.

Sin el parentesco,
pagano y contento…

No crecí de la forma
en la que marca el reloj
cada piel de frutilla…
descubrí los momentos
y aún sigo llamando
por su nombre a las cosas
cuando desvarío.

Voy a poner
para ti una llama,
abriré las puertas,
comeré de ti,
viviré en la ciudad,
otra vez,
y subiré una apuesta
de dos mil años más
estando de baja en los calendarios…

Yo ya tenía dieciocho colmillos
clavados en la entre pierna
y me rasgó por adentro
la velocidad de los ríos
que despertarían lejos del siglo pasado,
llevándose al mar cualquier levedad.

De entonces recuerdo
no ser suficiente anfitrión,
para nadie,
porque no tenía ni nacimiento
ni árbol.

Escuchando canciones
de punkies poetas,
transcribiendo las cartas
que me escribirían mis asesinas;

Anhelando que quiero
escribir como nadie
haya escrito jamás,
así te espero dieciséis.

Más sobrepuesto
-quizá…
más tembloroso
y con menos miedo,
es así:

Vivo de acuerdo a un plan
en el que las cosas cambian
y en el que no es suficiente
con quedarse solo,
para no tener nada que perder.

Ya me estoy viendo
en tus ojos de moda;
mi silueta está ahí
-conmovedora,
convirtiéndolo un círculo
en mi patria ahora,
el placer…

No saber si me muevo,
flotando sobre vacío,
renaciendo en lo extinto
y revolviendo en la luz:

Así te espero,
dos mil dieciséis.

Omar Alej.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi chico que doma,que siente,el chico que camina por las noches tembloroso buscando su silueta.

Un año pasa y cambia el chico, dejo de tener miedo en la ciudad,solo ve el pasar y las historias de su vida en un libro.

Tu dieciseis llena de amorios y promesas cumplidas al chico que vive en tu ciudad.

Anónimo dijo...


Bravo flaco! :D honestidad brutal no? desde el principio, lo siento con el alma ahí, desde estar en el vientre materno! :O es como confirmar de nuevo lo que se es... me gusta mucho, la imagen de la mirada tendida en las nubes, el brazo extendido... le pienso miles de cosas, siento que podría ser algo un tanto decadente, la demolición... pero con algo de esperanza, sabes? no se.. es hermosa. Como crecer a destiempo, sin regla, con otro ritmo... el que tú marcabas. Los dieciocho colmillos... esa sensación de rasgar por dentro... me gusta que sea así el momento en el que se deja ir "cualquier levedad" ... que todo se sienta más... anhelando... más tú de otras formas que tal vez no veías o sentías de antes... me quedo con eso de vivir en el plan donde todo cambia... no saber si se mueve, pero se flota, se renace... :D es emocionante y calmo a la vez... a pesar de saberse uno, de decir así es como soy hoy... tener esa incertidumbre de como se está... es una manera hermosa de esperarlo, y siento que es hermosa por lo que se es al llegar a él, no por lo que realmente se espera...

FloresFer.

Anónimo dijo...

Que lo venidero supere las etiquetas de las letras y que mas que lecciones que nos dejas con cada texto; se conviertan en historias compartidas, bien vividas y llenas de alegría para ti y los tuyos.

¡Happy Camboya Year!

Carlito

Unknown dijo...

Gracias por ser sienpre uno de aquellos que nunca se cansan de gritar quien soy!