jueves, 10 de diciembre de 2015

¡Flecha!

“Las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado.
Las palabras del próximo año esperan otra voz.
Terminar es crear un comienzo.”
T. S. Eliot.


Ya nadie puede volver;
la tierra de antes
fue quemada
con whisky de creacionistas
y en su sitio
solo hay sombras
de los tiempos
en los que nunca salía el sol…

Del embargo de las fuentes,
las semillas han brotado en flores rosas.
Se abre el rumbo
porque no hay origen,
ya.

Es como si nunca hubiese estado
ahí la soledad.
Es como no tenerle miedo
a lo que tuve.

No quedan deudas
en ficciones
ni gestualidad en el cadáver:

No queda lo que falta.

La avanzada de los números
marcó en cero
y mis alas ya no temen
los itinerarios del último vuelo:

Solo era una invención
que alguna vez
fue destilada por el fuego.

Si quisiera señalar
a donde estaba
mi reflejo apuntaría
a donde estoy;
un horizonte contra otro
y espiral…

No podríamos volver
en navidades,
no podríamos volver en verano;
ni siquiera en nuestras muertes
volveremos a ir ahí,
contrapunto.

Se escapó de la materia
y como el humo se percibe,
el pasado.

Aquel verbo –ahora,
es en el después
y ya no existe;

Nada,
ni siquiera al recordarlo.

Vuelvo puro,
hacia adelante.
Omar Alej.

1 comentario:

FuShA fuSHeREsCA dijo...

Impactante saberse tan sin pasado, pero así es, el ahora debe pronunciarse sin un siquiera recordar...