martes, 29 de diciembre de 2015

Estoy escrito, donde te dejé.

“Amor que tiene calidad de vida,
amor sin exigencias de futuro,
presente del pasado,
amor más poderoso que la vida:
perdido y encontrado.
Encontrado, perdido...”

Amor más poderoso que la vida. Jaime Gil de Biedma.


Donde te dejé
-ya se puede ver,
subirá una raíz
y hecha grumo con el suelo,
cortara la luz corriente
de los automóviles modernos…

Quise mostrarte
donde estaba Sincara, el fugitivo de mi sueño,
e interviniendo saludaste al comisario
de la estrella lustrada…
Una ley
-tan vieja,
como la que tú cuidas  
¿precisamente,
cuando contempla el acceso de los bailarines?

Ya antes había pasado este martes,
mientras quisieras que yo..;

Pero por entonces
no tenías credenciales,
y fui aquel chico sobrado
con la sensación
de que algo en ti nos faltaba,
y hoy que de nuevo
vuelvo a verte sin mí,
que indefensa…

Desde ahí,
donde te dejé,
como si ya hubiese olvidado,
hare jumping en la luna;
en mí, el juicio de las cosas
pulsara por otro tiempo, diferente.

Ponte gafas, babe…
ponte dentro de un baúl
si no has visto a un chico de barrio
beber ron en mitad de un océano con tormenta.

Si te contara de qué infamias
he quitado mi estudiada delgadez,   
volverías y pedirías
poder tratarme
con el arte de las musas
que se acercan hasta ver
que nunca nadie
regresó de mis poemas.

El ahora ya se ha ido  
y el presente es lo que tiene venir a la florida
por hachís…

Con quince o veinte horas sin silencio,
estar bebiendo proyectó mi silla
hasta casi darme un golpe
con el ángel que venía en paracaídas,
para ver el fin del año una vez más…

Ante la falta de sensibles novelistas
en tu club,
lee la novela,
en las arrugas que falsean en mis parpados,
el anti héroe se llama Lorenzo
y tienes muchas cosas que olvidar;
ponte gafas, babe…

No veras dentro de la alcantarilla.
Sola, solo has visto tu nariz.
No sabrás a que cámara mirar
cuando el director te llame a la acción:

Soy más que invisible.  

Abre los ojos,
te funcionará
cuando del mal sueño
te despiertes aquí…
donde yo estoy,
donde no sabias
que era capaz de sobrevivir
sin un solo disparo,
sin defenderme.

Donde te dejé
-yo que te lo hice
con mis dos delicadas manos,
no tenía opciones.

Iré rajado
-justo a la mitad,
en año nuevo
a mí me da lo mismo llorar que reír;
pero reír
me duele un poco más.

Tengo mis espinas
y he hablado bastante de Charles Baudelaire.
Para mañana me habré ido de caza,
me casaré, divino, enamorado
y de azul…
siempre quise presenciar  
la vida que le quitan a un hombre, una mujer.

Donde te dejé
hay azares y villanos,
es del verde de un gran árbol fuerte,
crúzalo el atrio
y ven por la pared,
hay un retorno que lleva
a dónde te dejé
lo que iba a decir.
Omar Alej. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

2015 Donde dejas enseñanzas sin darte cuenta que mientras unos asimilábamos que apenas se va dicho año, Omar Alej ya festeja el que le sigue.

Carlito

Carolina Torres dijo...

Ponte tus gafas oscuras, cubre ese pasado, donde esa niña te beso.

Tus villanos son tus "extraño" de todas las mañanas. Ella sabe que aquel chico enamorado no puede ver la puesta de sol. Su cigarillo y su botella de whisky es lo que le queda ahora. Sin reaccion a las falsedades de sentimientos humanos.

Venid año Nuevo, que la Luna espera a tu amante Azul.