viernes, 4 de diciembre de 2015

El americano existencial.


Tiene pintas de un torero que es sudaca, que es pirata y que es algo que ya fue, con más fortuna, anteriormente. Tengo en ti el laberinto de creer que sé con qué palabra terminas, libreta.
Diario de un Moto/Circuito (2015)

Omar Alej.


Aún hay jueves
en los que le pongo al tiempo un cascabel
y me dejo secuestrar sin resistencia por las musas en la luna…

La ventana de un hotel es celulosa
y me encojo ante la ciudad más grande del mundo;
como un arco que promete
ir tensado hasta el final.

Merodeaba
y a treinta centímetros de mi cabeza
un cielo de copas atizaba ríos
que nunca antes vi…

Son liquidas las cosas,
cada una de ellas.

En un sobre mis preguntas aletean;
pero antes de romperse, el viejo ángel,
me devolvió mi rendición firmada:

Ahora me creerás
cuando te diga que el destino
en la línea de mis manos
es la parte de un idioma que cambié
por el motor de una libélula:

Bienaventurados son los dioses,
yo trabajo.

Cada luz de navidad,
cada villancico,
cada rito en línea
¿Cuánto es?

De la historia
me proyectan sensaciones.
Vida y muerte
aquí son más de lo que puedo imaginar.

Bien podría no existir;
la persecución al solitario
logra camuflarme
en la última estación de una ceguera,
voy.

No estoy listo para todo,
ojala que en lo absoluto
tengan frecuencias de radio.
Si los hilos de las marionetas se recargan
te podría ver moverte
y el milagro,
espanto, terror,
consecuencia de la horizontalidad.

Adjetivos al desorden
sobran ante un plato de lentejas;
si el sabor de la pasión sabe de vides
y María con Adrián dijeron vivo.

El estilo es lo valiente.

Y la caja registradora, liquida.

Las dos piernas en la frontera de una falda,
liquidas.

El momento de una rosa con su espina,
liquido.

Últimamente tengo el presentimiento
de que alguien llega
a tal punto de resentimiento
con el individuo…
y entonces decide sus esfuerzos
por las comunidades.

¿Pretende de esa manera
modificar al particular
que le asusta?
Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tantas etiquetas en nuestro día a día cuando todo puede ser resumido en 3 estados de la materia, interrogantes sin respuesta en un día de bar y ciudad pero con la convicción de capturar algo nuevo al siguiente día.

Carlito

BESSIE CERÓN dijo...

Son liquidas las cosas. Es muy bello.