viernes, 20 de noviembre de 2015

Loop.




Yo le preguntaba
por el rumbo de un camino
que aún quedaba haciendo barro en sus tacones.

-Nada, nada-
me decía.

Y después,
sacudiéndose los ojos
se sacaba una paloma
de la risa;
menos mal que el pajarraco
parecía un cohete…

Era ajena
-como cualquier otra mujer
de hoy en día.
Me supo a primer día de vacaciones
y me inspiraba, para dar
a los peatones con acuses de sadismo:

Es muy duro
no caer en la cortina truculenta
de las cosas del amor.

Zigzagueante
en una tarde
se llevó mi tren de aire
y fue entonces respirar.

Cada día todo el día
yo escribía;
pero entonces me decía
que leer solo era vicio.

-Mejor cáete de borracho-
Eso fue lo que pensó solo al tocarme.

Merecí sus horas bajas
y atendí con la ironía
a los falsos lunares
que llevaba amarrados
alrededor del cuello…

No, no estuve dentro,
solamente alrededor.

Ahora mismo el planeta está girando,
puedo verlo;

Pero no iba a confiar en mí,
no después de haberle dicho
que yo era mitad hombre/mitad ella.

Omar Alej.

No hay comentarios: