miércoles, 25 de noviembre de 2015

Despecho a chorros.


<<La quiero muchísimo, me importa que sepa cuán importante es para mí. Quiero que sea feliz porque es única y quiero que si cabe la posibilidad de que haya alguien más como ella; también sea feliz. No sé cómo explicarlo ¿esto es el amor?
Quizá contra todo, contra mí mismo, la prefiero a ella>>

Me sorprendió que dijera todo aquello solo porque yo le pregunté si quería comer algo.

Diario de un Moto/Circuito (2015)
Omar Alej.


Ya no siempre es una niña,
la otra tarde
reventaba una pancarta
contra un monumento
de revoluciones…

No pensé que fuera grave;
yo he tenido puntualmente
-y sobre el guion,
mis propias decepciones
al respecto de la obra que nos toca interpretar.

Hoy esta de lo más linda
y la recuerdo:
solo eso queda al tiempo
en que se callan los parlantes de la radio:

Tantas cosas deberían de haber sido.

Luce igual a aquellos tiempos
en los que volveríamos a ver los patos,
para ser como en la luna.

Hace meses que trabajo
en estos puentes,
cuando en ellos colisionan
los más simples estatutos de paciencia,  
vendo diarios
y cigarros
y revistas con el rostro de Beyonce en la portada…

No la veo cuando baja del auto;
pero está ahí.
Ahí está.

Ya no siempre es una niña,
se obsesiona con el vino de su cuerpo
en las miradas de la gente:

La intención del mar de fondo
puede ser que sea la playa
y las pelotas de hule
y algún niño ahogado…

Yo me paso por la cara
lo que queda de su aliento entre mis manos;
otro día les contaré
como evado la vergüenza
de soñar amor a chorros.

No la acuso por marcharse,
ni yo mismo sé si estuvo,
sueños cambian si no esta
¿De quién hago al recordarla?

Ya no siempre es una niña,
muchas veces lesiona avenidas
al pasar sus pantorrillas
en tacones ilustrados de ternura,
conveniente.

Mi compadre la desprecia;
nunca brinda
cuando digo que es mejor que ella este bien
y quedando por afuera
de la mina que construyen sobre mi
los capitales.

Él se mira en mi mentira
y de un trago estoy pidiendo

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cada mujer deja marca al grado que al día de hoy se le dedica un texto recordando que la mujer no se rige por los años si no por la manera de complementarse con un corazón noble e inocente o atrevido y apostador.

Carlito