miércoles, 11 de noviembre de 2015

Ante los ojos de Gregorio Samsa.



Algo tiene entre las manos, un temblor: siempre otras manos.
Todo sigue igual que ahora; las cosillas y los trastos
se camuflan como fauna en un ambiente secular y mil personas
se amontonan desde afuera en su ventana, penetrando en su memoria,
para darle movimiento a cada piedra que en el río tiene un nombre que boquear.
En el pomo de la puerta anda un bicho y se aquieta; quizá ha visto suceder
algo igual a las almas agrietadas de un pequeño desterrado de la infancia.
Di que he dicho, si lo ves, que siempre aguardo. Un retrato es el camino
hacia ese sitio a donde fuimos solamente con los ojos y el dolor. Para adentro
de los muros yo lo siento respirar mientras se asfixia. Puede ser; pero es agobio.
Y un espectro en el espejo está ahí aun si no está. Solo libros con poesías de papel
son la guarida ante una muerte que hoy ha dado otra muestra del poder de la tristeza
en soledad. Ahora es tarde, para invitarlo a vivir: así se representa.
Omar Alej.

3 comentarios:

Carolina Torres dijo...

Los desechos de la miserable humanidad , cicatrices de amores hundidos en el fauno.

Puede que tu alma obscura, pervertida no este lista para la soledad de tu otra mitad, tu otro yo. Esa que te desnude tus temores de infancia.

Te he visto , te vere reflejado

Anónimo dijo...


Me gusta mucho imaginarlo, las manos temblando /otras manos, el espacio amontonado, lleno de cosas, con una luz tenue que apenas entra por tanta "gente" en las ventanas... un ambiente tan hogareño, tan propio de uno, pero a la vez sucio, desagradable... esa parte del rio, imagino que la gente del exterior, lo que esta fuera, es lo que se encarga de darle muerte a cualquiera, no sé cómo una corriente que al fluir lo acabara todo a su paso... con uno. "Un retrato el camino hacia ese sitio a donde fuimos solamente con los ojos y el dolor. Para adentro de los muros yo lo siento respirar mientras se asfixia" me la guardo. Me encanta, el agobio, la angustia de no poder respirar. Guarida de una muerte, la tristeza en soledad. Que bello, que cierto. Y es como si todo se quedara igual para siempre.... esa casa sola y amontonada... y el ahí perdido entre las cosas, porque lo imagino pequeñito, una muerte donde dejar de ser lo que era, para ser otra cosa, quien sabe que ni quien... no sé me gusta, se quién es, pero jamás leí su historia. Pero imagino que es una bella forma de representarse en tu texto. Me gusta la forma en la que sé un poco más de él, por tus palabras.

FloresFer.

Alexs Venegas dijo...

Algo tienes y no solo es el palpitar de tu corazón que me mantiene vivo, y con el roce de tu cuerpo cual seda deslizándose por mi piel con tus labios carmesí, vista en el firmamento, tormentas en batalla constante contra los pensamientos de aquellas ideas que intentan brillar por si mismas, tapados los ojos físicos pero no los del alma, amanezco a tu lado con toda calma

Luis Jandro Venegas