lunes, 12 de octubre de 2015

El hombre fuego; tuyo.

“Like a dog in heat 

And I'd claw at your heart 
And I'd tear at your sheet 
I'd say please, please 
I'm your man…” 


I´m your man. Leonard Cohen.


Muy sencillo,
compañera.
Ven y hazlo a tus antojos:

Con sus pecas,
sus amorfas intenciones;

En deslices y subidas…

Me acicalo a la mañana
y sabiendo que en las puestas de sol
solo hay penumbras,
tengo listo un mechero,
dos postales
y eso poco que quedó de chocolate
en la historia improvisada.

Por la noche
tú no estabas;
pero traje de la luna
una foto de tus ojos
y cuadró tímidamente con un antifaz.

Fue que entonces
-mis vecinos: buenas gentes,
simularon que sonaban
-al volumen de tambores africanos,
mis papeles oxidados entre datos.

Hoy por hoy
voy condenado a ser tu rey
y no sé cómo arribé
en un país de locas
donde no queda resistencia
a la barbarie.

Sé, te escucho,
y es un grito lo que lanzo
al sentirte sobre el mundo
como un manto
y descansando de tu piel
sobre las cosas…

Pídeme que vuelva pronto,
que me vaya,
que reviente
y que proteja
tanto odio que no sabes deshacer.

Yo me estaba descifrando
los mensajes de las grandes migraciones,
dibujaba sus futuros medio paso por delante;

Fue de pronto
cuando un vagón lleno de costales
me dejó a la vista el cartel de una película filmada
a blanco y negro
y sin voz.

Podría ser el que te limpia
y es seguro que no crees
que mi cojera sirva de algo
en la conmemoración de los invasores.

Sin embargo,
tú, descansa…

Pon helados los diamantes
y te lavas la potencia de los polvos maquillantes.

Pídeme
-se humana,
averigüe de qué estas hecha
y lo sabré
y no lo diré jamás a nadie
que no sea todo el mundo…

Y es que antes de verte
solo había luz
y no tenía entre los dedos
la unanimidad del rayo.

Peregrina
¿de dónde has venido?

Ayúdame
a imaginarlo;
me has convencido
de que puedo serlo,
el hombre fuego.
Omar Alej.

No hay comentarios: