martes, 20 de octubre de 2015

Besos, poesía, besos, poesía, besos, poesía... Uno detrás de otro.


<<Siempre y para siempre; cuando quieras resaltar la obra de dios, no dirás que es bello, no dirás que es único, no dirás que es todo, no dirás que es tuyo -y por supuesto, no dirás “es música”;
lo que dirás es que es Poesía>>.

Eso fue lo que me dijeron y no les importó si yo tenía algunos planes.

Diario de un Moto/Circuito (2015)
Omar Alej.


Pasa un coro de señoras
y lo dice, tú no besas.
Que los besos abren  puertas
y no quieres
-con extraños,
escarceos que ahora mismo
están de más.

Qué borrico
y que Cain me hace saberlo;
de luchar por esa muesca
y no tenerla
y quizá
no conseguirla…

En mi épica privada,
sueño largos laberintos
que trayecto en avenidas,
voy buscando…
solamente tienes tú
lo que brilla en mi delirio,
volviéndome invisible.

Algo en ti me lo asegura;
yo lo sé
que me dirás esas palabras…

Tú me tienes,
mucho más que en un asunto personal.

Si me exiges explicarme
te diría que es a causa de olvidarme
siempre ahí,
entre los pliegues de un espejo,
sin mirarme.

Tú no besas;
pero importa
que yo intente besarte
y lo hago
cuando dices que no
y cuando dejas
un tímido mordisco en mis hombros:

Todo a causa
de lo bien que nos besamos.

Te he esperado en tres o cuatro
largas vidas;
en mi casa,
en la calle,
en la guía publica
de crímenes posibles.

Y he ido a mirarte
en los salones de danza.

Bailas bien;
pero no entiendo.
Nada de eso
certifica mi deseo de besarte.

Sin embargo,
yo, forjado en la dureza del ambiente 
se lo apuesto a doble o nada
a los creadores
y les digo <<yo seré>>…

Ya de antes
-lo sé, bien,
me habían dicho
que florezco en el absurdo
y que lucho contra ruido
y nada más.

Muchos besan,
es sencillo;
besan, besan, besan
y hay quien dice
que es amor
y que besar
hará la paz.

Pues lo dudó,
desconecto a los cronistas
y me pongo en mi azotea
justo al frente de las nubes;

Tal vez siento
que tus besos
-por ser besos evasivos,
me darán mi primer beso.

Omar Alej. 

No hay comentarios: