jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Responderé?/Supongo.

Donde yo crecí todo era hipotético:
Hipotética la luna, hipotético el amor, hipotéticos los amigos, hipotéticas las bardas, hipotética la calle, hipotético el ganar, hipotéticos los vicios, hipotéticas las manos...

Todo hipotético, menos el hecho de haber nacido hipotecados, para cada día de nuestras vidas: corazón.

Diario de un Moto/Circuito (2015)
Omar Alej.


¿Puedo escribir aquí?

Se te permite.

¿Ofendo
si no me entiende?

Solo suyo
es este espacio.

¿Admitirá
a quien no se le parece?

Es herir la corteza del árbol
grabando un corazón.

¿Alguien fue mi guía?

Usted lo es.

¿Siempre pasan de largo
-ante quien sufre,
esas tres niñas tan guapas?

Están reservadas
al buen tiempo.

¿Acá,
es eso lo normal?

Se ha sabido algo
y mejor es no saber.

¿Cada noche viene
el señor de la casa?

Siempre habla,
mientras come,
de su amigo el rey.

¿Tiene la seguridad
de que es así..?

No tengo ningún derecho.

¿Y usted?

Bebería agua de la cantimplora
de un soldado
si tuviese mucha sed
y aun el conserje no regresa.

¿Todos?

Aquel, quién podría
ser todos.

¿Cree que exista
algún sitio
que no se haya imaginado?

Es tan solo
una cuestión de fe.

¿En cuántas lenguas
hablaremos?

Si me basta con hablar,
quedo solo
y da lo mismo.

¿Si resiento la soledad
y por eso hablo?

Bastaría con callar,
para el silencio.


Será éste
todo el tiempo
que he esperado.

¿Usted o yo?

Fue un engaño
si le dije lo que quiero,
para siempre.

¿Nunca?

Que los días se repasen,
mar adentro.

¿Ahí hay agua?

Una gota
es bastante.

¿Me pregunta
si persigo
algo además..?

Es verdad lo que me dice.

¿Cuántas verdades son;
aquellas que mañana no serán?

Todo sirve de nada.

¿Fue lo duro,
que fue salir,
lo que me hizo tan blando?

Debería pedir perdón

¿A quién?

Diga a usted
-por favor,
el mal que hice.
Omar Alej.

No hay comentarios: