viernes, 25 de septiembre de 2015

El mundo puede esperar...


No fui el mejor amando. A veces no entendí que ella soñaba. Mi amor no fue nunca absoluto; yo quería, para mí, parte de su gloria personal. De manera egoísta quise no tener que dar y aun así seguir recibiendo. Al día de hoy no tengo defensa; pero fui como como el amor es:  

Inoportuno e imprudente.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


Pasajera en este mundo
que no es brote
sino polvo,
ten en mi
que yo he querido  
que tú tengas un recuerdo
de esta tierra.

Y que cuando Francia
o el Egipto
te impresionen,
con el oro en cada luz
y con la luz en todo el oro,
te recuerdes de esa tarde…

Los patos orgullosos
se querían comer
nuestra comida;
que valientes –tú y yo-
al pelear llenos de paz
en contra de ellos.

Y rodamos en el pasto,
persiguiéndolo al planeta
en su órbita y regreso,
hasta dormirnos.

Vacilante,
con un beso,
me dijiste que mirara
y los vi;
se habían puesto al lado nuestro:

Soñando acaso con nosotros.

Ten, toma este lápiz,
es el mismo que yo usé,
para escribir…
Es por eso que es urgente
que te comas este dulce.

Una vez que la India entera
llegue a ti en algún sabor,
lo importante es que también
te sepa bien un caramelo
que es memoria compartida.

Cada sitio de este mundo
-al conocerte,
te querría gobernar
y dar derechos.

Yo pretendo que una noche,
mientras sube la marea,
en Galicia
o en Marruecos,
te sonrías al pensar
que yo escupía cuando hablaba
de la vida bajo el río.

Éste soy,
un tal sin pasaporte
y sin dinero
y sin boletos de avión
y sin pulgares…

No preciso la Toscana.
Me da frío de pensarla,
Inglaterra.
Quiero estarme a tu lado
y esperar por otro día
en el que vuelva a esperarte.

Aquí matan,
rompen sueños,
hacen daño,
luego entierran
y dan fiestas…

Por supuesto, Pasajera,
que te vas;

Pero llévate de mí
todo mi pulso
y un instante entre los dos
puesto en el eco.

Que te sirva
cuando al verte,
el marino,
o el soldado,
o el poeta,
te tributen sus destinos.

En hacerme a tu mirada
esta mi patria;
que aventura si mañana me contaras
que querías regresar
a donde estoy
y que no fuiste…

Que el mar rojo
a tu pasión
no le hizo falta.
Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mon cher Monsieur,

Espero, no sea demasiado tarde para el amor que he dejado...

"Si loin de toi, mon amour..."

Madame.