martes, 22 de septiembre de 2015

Confesaré: ¡I am the gorgeous!

Él no quería sentirse solo; pero sabía que estaba solo. Con otra mano entre sus manos reconocía la distancia que había entre ellos. En una tarde, escuchando discos, sencillamente se levantó:

“I am the walrus” fue lo que dijo.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej. 


En realidad
yo no sé nada, tal vez un poco.

Si acaso, un poco.

Ya ves;
mi cabello no cede
y me obsesiona…

No volví de la guerra.
Estando allá,
mis visiones
no son de un castigo,
son solo silentes.

Finjo la voz,
el acento y su alcance.
Mi madre no es argentina,
mi padre no fue quien me dio los boletos;
pero es cierto
que creo posible
vivir en la luna…

Me oculto
y cuatro, de cada siete mañanas,
despierto muy pronto;
cerciorando que sigo
donde no queda nadie.

He mentido,
uy, tanto, ¡ayer!,
sí que lo he hecho,
y de eso no me avergüenzo.

La verdad no la creo
ni el edificio
ni la muerte
ni el gran hacer de los buenos;
solo el cohete espacial.

Soy uno más
que tiene miedo.
Soy otro aquí
que en invierno se cree
que ha venido de allá.

Solo pienso en sentir;
solo pido que alguien me cuide
de tantas razones,
para no hacerlo…

A ti te puedo contar,
tú cortas tu cabello
periódicamente;
si hicieras un cruce de cuerdas
sabrías que un punto
tiene dos dimensiones.

¿Honestamente?
sí:
más allá de mis ganas,
aun después de cada lección
en la que aprendí a continuar,
ya he tenido bastante
y me han pegado con todo.

Con treinta y dos años
-en vena,
aun al reírme
veo los dientes de un niño
¿dónde habrá manchas de mí,
de mi sangre?

Nunca son ciertas
todas las historias,
se han compuesto
de voces y tiempo;
pero una vez un amigo
se murió por mí
y esa es la vida que importa.

¿Crees que podamos..?
te diría que siempre hay un modo:

Cógele el pie a los vientos,
sácalo al mar de las aguas
y dispara al sol
con flechas de madera impermeable.

Yo tampoco lo veo.
Yo tampoco lo entiendo.
Y tampoco soy el que tiene.

Algunas cosas
de un hombre,
son las que quiero que sepas:

A mí me gustan los rayos
y que se vaya la luz.
Omar Alej.

No hay comentarios: