martes, 25 de agosto de 2015

Involución: Poesía.


Yo no soy un tipo que quiere ser el tipo que escribe poemas. Soy el tipo que escribe poesía.
¿Tú nombre?.. ¿Además?

Diario de un Moto/Circuito (2015)
Omar Alej.


Veo la mañana
que pasé tirado al sol,
escuchando el hacer de los animales;
la veo, está convertida en un guante:
uno de tela  
que guardo al lado de la cama.
No tengo idea del por qué.

Siento el beso que me dio mi madre
en el colegio,
justamente porque venía triste
de haber sido rechazado, para el juego de los besos;
hoy está convertido en un frasco con monedas
y no las cuento…las hago sonar.

Veo cada uno de esos momentos,
aquí y ahora,
convertidos,
momentáneamente.

Me acuerdo de la estación de trenes,
de la gorra de béisbol,
de los mellizos de Minnesota;
de lo que era tener toda la vida dentro.
Ahora está convertida en un garrafón de agua
en una base blanca de cerámica
-clase media/proletariada,
diseño de Agatha Ruiz de la Prada…

Perdóname;
pero te imagino tomándote a broma
nuestras distancias.

Una escena en particular que me gusta
es la de encontrarme bebiendo en casa
-un poquitín borracho,
y quizá tú yendo de fiesta,
de rumba
y de fiesta
y de rumba
y de estrellas…

Con tus amigas
-las putas,
y diciéndoles en el auto
“tengo ganas de mear”.

Y que vengas a casa,
a pesar de nuestras distancias.

Y que uses las manos
y que abras la puerta
y me encuentres borracho
-un poquitín.

Y que no nos hablemos
y que yo te escupa
y que tú me escupas
y que tú te vayas
y que yo me quede
y que me ignores
y que yo te ignore
y que yo te ame...

y que tú me ames
de un modo mejor que ir al doctor
o que salir, para honrar los domingos;
yo me lo imagino.

La noche es así;
tiene sus momentos,
sus deberes rotos,
sus indumentarias:

Yo estoy ante el río,  
de una tal manera que tú no comprendes;
pero que tú…
que tú también.

Que tú también,
yo me lo imagino,
perdón.

Te amo tanto que no puedo despertarme
sin ti
ni un solo día;
ni siquiera en el pasado.

Busco otra cosa:
sé cómo huele,
sé cómo sabe;
lo que es.

Sé cómo miente.
Sé cómo vibra.
No sé ¿Dónde está?

Hombre,
¿cómo llevas estar tan solo?
¿cómo haces para..

¿Cómo haces hombre,
para sobrevivirte?
Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravilla el ver como el niño que vivía la vida acumulando experiencias realmente esta limpiando la armadura para enfrentar a los dragones mas osados.

Carlito

Anónimo dijo...



¿Cómo le haces para escribir? jajaja me sorprende, esa capacidad tuya para integrarlo todo en uno, como cambia de una cosa a la otra y al final darse cuenta que todo tiene un solo sentido desde el principio. Primero todo es recordar y recordar, bueno no primero, siento que todo el texto es un mero recuerdo, la memoria de montón de situaciones, sentimientos y momentos, sin poder ubicarlos en el tiempo, solo están ahí, me gusta poder verlos mientras se van mostrando... Y luego el perdón, me da algo de ternura ese perdón, ¿por que perdón? ¿por imaginar, por formar parte de esa memoria? Me gusta, me gusta mucho esa parte, tan de verdad. Tan poco ilusoria y a la vez tan amada y preciada. (me hace mucha gracia el "un poquitín" ) Siento que el resultado de tanta memoria, tanta "involucion" de memoria/ de poesia, deja ese sabor de confusión, como de estar fuera de lugar, de no saber donde se está realmente, jaja me encanta "como haces para sobrevivirte?" como si uno mismo se sorprendiera de seguir existiendo en este lugar que quien sabe cual es. No SE!!! me gusta esa sensación de estar como perdido. Jaja, creo así terminé, me perdí en una memoria tuya jajaja
AAAAH! lo logré, creo.

FloresFer