martes, 7 de julio de 2015

Un sueño de agua.


Nunca soñé grandes cosas; salvo algunos gigantes, castillos inmensos, horizontes infinitos, fuegos que no podían ser, monstruos viniendo de los precipicios, caminos como eternos retornos, una sola mujer y gotas de lluvia… nunca soñé grandes cosas.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


Otros tienen las manos
cubiertas de sangre,
yo tengo las mías
envueltas en agua.

Ya crucé el puente,
ya me olvidé de mi lengua;
con lo roto de la luz
escribí un diccionario,
para nacer de palabras
en el río oval.

Llevando mis ojos
navego en las dunas,
en la plata,
en la luna
y en la frontera, Caín.

El corazón de los mares
golpea la tierra
y mis pies apuran el paso;
me sucedió medio día
y a media noche la cama flotaba,
de las paredes el musgo era imagen.  

Es indefendible el diamante
cuando unas lágrimas claras
inunda un plato de sopa;
así las vi a mis hermanas,
mojadas en lluvia
y despechadas del oro.

Una vez que en las nubes
se raje el silencio,
piensa en las hadas
y en el caldero de brujas;
de su telar saldrán las sirenas a ver
como un relámpago caza
la indiscreción de un navío…

Yo tengo escamas
y siento el sabor
donde la sal separa lo dulce.
Omar Alej.

No hay comentarios: