jueves, 16 de julio de 2015

Champagne, frío Vs Frivolidad.


Éramos de barrios diferentes y muy distintos entre sí. Ella era muy bella e inteligente, sabia de formas, para ser feliz. En mí no reparaban ni las moscas y no confiaba en los proyectos, para el bienestar. Su teoría fue que, yo, era un chico de carácter inseguro; yo, en mi praxis, sé que nadie –en realidad, está seguro.

Aquello agriaba los yogures y las pelis con finales redentores.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


En algunos días como hoy,
en los cuales amanezco retorcido
sobre las muertes de ayer,
también querría  
una luz menos vampira,
un verano sin apuros
y mis sombras de deseo
entre los labios de una ola pasajera;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Puede ser que valgan
-para ir,
solo la buena voluntad
y el propio brillo…
dicen que hay cosas
que mejor es no pensar
y ser feliz sin revolver en las sospechas;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Se besan listos
a besar con ello el cielo.
Se hacen profetas del placer,
teniendo el alma abaratada en otros cuerpos.
Cantan sus sueños
en canciones libertarias
y la revientan, la rutina,
viviendo el filo de los días,
bajo techo;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que esas cosas del amor
son muy de mierdas.

Y hay ciertos días
-es verdad,
en que quisiera ser así:
en algo hermoso
y no estar roto,
sonreír de puro orgullo
sin tener pena.
También podría decidirme
a vivir lejos del fracaso;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Omar Alej.

1 comentario:

Alexs Venegas dijo...

Viento sin tormento avanza aunque intentes cortar su paso, mientras las llamas se extienden gracias al mismo a lo largo de aquella vereda que consideras que tierra no toma en cuenta y se aferra la vida, sin embargo el agua con su salta y revolotea con la llegada de aquel fuego detonando chispas, siendo todos juntos un complemento para la nueva vida.

Corazones dulces, amargados y destrozados, sin importancia para muchos y solo para unos cuantos importantes, mas desilusiones no forman y fortalezas crean adueñándose de los marchitos a los ojos de los poderosos, sin días sombríos y carcajadas llenas de albricias solo se tonifican, fortalece al débil y el que se creía fuerte aprende a encontrarse pues ni tan fuerte es y solo abuso de lo que creen que es control y poder.

Alimenta tu ego cuando sea necesario no para hacer menos al débil sino para ayudarlo a ser mas fuerte pero no inquebrantable entendiendo y recordando su origen y su debilidad

Luis Jandro Venegas