miércoles, 15 de julio de 2015

Ahora es tiempo de noche.


Era distinto de todos y lo amaba pasionalmente. 
Le confié la sensación que yo tenía de poder ver el curso del tiempo; no dudó de la certeza en el hecho de que lo pudiera percibir a casi nada de ser materia.

Por supuesto cabe señalar que a la mañana, cuando me había despertado,  él ya se había ido y yo tenía aquel vacío en el pecho. 
Además de no saber qué hora es esa en la que el sol te da siempre en la cara.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.



Una niña muy pequeña
se talla los ojos
y es un gesto infinito...

Su hermano
pregunta ¿por qué?;
pero no la acompaña,
él regresa a sus piezas en el ajedrez.

<<Quiero ver la luz
por dentro.
Algún día no vendrá;
pero si es que tiene un corazón
yo también y quiero verlo>>.

Lo ha escuchado
en la frecuencia de la radio
o de boca de un juglar en la plazuela;
también pudo ser su padre
que leía murmurando,
El gatopardo.

En consulta,
con los médicos de siempre,
las señoras reflexionan,
<<¿Se ha teñido
de lo negro
cada vela
y cada foco?>>

Son los tiempos
de las sombras,
jugueteando a que los cortan
-los enlaces,
entre el oro y la retina…

La noticia, de la noche
que no llega a amanecer,
hace eco entre las salas de hospitales
y oscurece el cuerpo mate
de una planta en el pasillo…

<<¡Viene, viene!
Luna viene
y no se irá…>>

Esta escrito
sobre un muro, y en carbón,
parece que con letra de demonios.

Lo contó
por vez primera
alguien del norte,
hoy la nena lo predice
y hasta entiende.

Hay un sitio
donde ya nunca amanece,
donde ahora el gallo canta
sólo al sol del otro mundo,
¿Qué canción?
Omar Alej.

2 comentarios:

Carolina Torres dijo...

Las sombras revelan las cicatrices de tus amores.

La luna te escucha desde el otro lado del mundo, pocos conocen la historia.

Quisiera darte la otra parte de mi Corazon para acompañarte en tus desvelos, pero tus demonios son los que me atraen y me regresan contigo una y otra vez.

Alexs Venegas dijo...

La luz del corazón te muestra cuán infinito es tu pensar y tu sentir, mas no lo sabrás hasta que te encuentres decidido a aprender y aceptar la verdad de tu error.

Dulce vida gozo sin remordimiento aunque bramen clamando por atención con engaños y mentiras, lo que hago no es por descontento, no se ignora por desinterés, simplemente es el disfrute de conocer que también teneis cosas que aprender

Si vos creeis que vuestra dulce alegría es mi dulce agonía, solo asimila mi falta de atención ante tu magnífica visión de perversión donde te conviertes en la burla de aquel que inclusive le piensas incrédulo.

Permitid que me ría con vos para poder comprender un poco aunque fuese de aquel simple detalle, detalle en la que vuestra mente viaja interminables horas y describe los más majestuosos paisajes, la delicia de los sabores y las interminables texturas, permitid que me ría y acerque con el fin de enloquecer a vuestro lado en la delicia del sueño aun no soñado pero si recién comenzado

Dulce vida no es mientras más lo piensas puesto que menos la vives menos disfrutas; crea, comprende, asimila y aplica mientras modificas

Luis Jandro Venegas