viernes, 31 de julio de 2015

Quiero ser bailarín.

“Y jugar por jugar
sin tener que morir o matar,
y vivir al revés
que bailar es soñar con los pies.”

Jugar por Jugar. Joaquín Sabina.


Abran paso,
voy a bailar... 
en la calle,
en la iglesia
y en Plutón.
Cualquier día
a cualquier hora;
si se ríen que se rían.
Yo he venido expresamente
a dar al mundo
mis ridículos mejores.

Bailo así,
para que llueva,
para que acabe la calor,
para sentir sobre la tierra
la planta de mis pies.
Para no ir contra los pulsos
y para estar
siempre a la orden del absurdo.

Yo bailando sobre el agua
doy la talla de un gigante
y todo arrastra hasta mi espacio
buscando contemplarme.
Se me acercan mujercitas
y sirenas
y madrotas,
quieren de mi ritmo
la alegría de los negros,
el rhythm and blues…

Bailo y bailo,
bailarín de los tejados,
como un gato con resaca
que se mueve
y que se lame;
mírenme soy un alambre
que es llevado por los pelos
en el aire.

Nunca puedo detenerme;
algo muy caliente
a mí me pica por el culo.
Tengo ganas de un desastre
y me pongo justo el traje,
para abrir la sinfonía
con el ruido de tacones
que acompasan en el barrio.

¡Tiros! ¡tiros!
y bailando,
yo, las balas las esquivo…
tiene gracia,
soy muy torpe.
Sin embargo mi destreza
es la de darme de empujones
hasta hacer de cada suelo
mi pista de baile.

Bailarín yo quiero ser,
no llorar nunca jamás,
no saber
ya ni por qué,
solo bailar.
Es como ser
y si es un trance
que no acabe;
bailo y bailo
¡Que no acabe!

¡Por favor!.. que nunca acabe.
Omar Alej.

jueves, 30 de julio de 2015

Tras el mundo.

“Tired of choosing desire
I've been saved by a blessed fatigue
The gates of commitment unwired
And nobody trying to leave”

Crazy to love you. Leonard Cohen.


Fui una vez tras el mundo,
una vez
y atado en su vuelo
remendé gravedad;
la imparcialidad del oscuro
se hizo en la imagen
como la lapa en un sueño.

Me eche a caminar a las calles
y los ojos malditos
de los hombres más tristes,
los vi…

Yo mismo afilé la navaja
de aquel asesino
con plata en la risa;
me buscan proscritos,
he sido tumulto
y he sido el tirano
de alguna baldosa,
sin nadie a la vista.

Sucedió al despertar,
fue domingo.
En ciertos instantes pasó
el hada del día,
desempolvó mis alhajas
y descansé la carcoma
de mis molestos deseos.

Ayer la partí, la espalda de un hombre;
lo corrompí con halagos
y en una muestra de miedo
se fue bajando a lo hondo,
me succionaba -y tragaba,
mi epistolar semen blanco…

Hoy no recuerda mi nombre
y yo no recuerdo
en qué dirección iba el taxi.

Trencé mis ropas roídas
a vanidades aladas;
me gustó el viento norte
y el sabor de perder, con ginebra.

Corté la leche
y la coca,
dicté un enunciado;
si acaso venían a por mí
encontraban primero
que siempre estaba esperando.

Una vez roto todo,
me aficioné a los monarcas
y sobre actué una corona,
con mis momentos de alma
hice rociar un jardín
donde todas las flores
eran metal.

Pregunta en las tardes
y alguno dirá
que salí caminando del fuego
y que iba cubierto de sangre
-en la ciudad que viví
nunca un caballo es carroña.

Quizá no he besado jamás,
además me besaron bastante.
Hay ciertos pactos que el tiempo
no se propone cumplir.
La rompí la cruz,
lo besé a Cristo en los labios
y lo que vi desolado
era un  lingote de oro.

Pero volví, corazón,
y hoy conozco…
Omar Alej.

miércoles, 29 de julio de 2015

Ser Delirio, no va en tren.


“¿Servicio de habitaciones?
Póngame una habitación más grande.”

Groucho Marx.


Ser Delirio
es militante de los aires
y del arte de contar,
quien lo vio
ahora lo extraña…

Es el mundo
solo un teatro,
para el goce.
Y se roba de revistas
frases pico
en horas muertas;
¡Puta madre dijo el cabro!

Ser Delirio
es de apostar por los milagros
¿cuantas canciones
dura un beso?

Viste estrellas en los ojos.
Viste mares a su lado.
Viste el rojo de un instante.
Viste largo el horizonte.
Viste amar a tu enemigo.
Viste el oro en el mohín.

Viste un frac
si va de copas,
oye tangos.

Tiene hermoso el aparato:
un churrasco,
una pieza de matar,
y uso a sueldo del deseo.

Todo el tiempo que perdió
se hizo iglesia…
luego baja hasta la orilla
y deja un santo
con los pies sobre la sal
y burbujeando.

No es amigo
¿Quién lo es?
salva vidas por divino;
pero en marzo no trabaja,
<<Yo lo valgo>>.

Ser Delirio
compró un acre de palabras,
cuando tuvo la fortuna.
Si caen rayos
las dispersa entre los ciegos,
las recubre con su polvo de estrellas
y eso somos;
se lo dijo una mujer
de hermosas tetas…

¡Viva la vida!

Que la cabeza ande,
que ande la cabeza.
Y cuando llueve,
Ser Delirio
los reúne a los piratas
y se da,
él es así.

Aunque se vaya.
Omar Alej.

martes, 28 de julio de 2015

AntiMortal.

“¡Oh! difícil es comportarse como ellos quieren
(demasiado difícil, y tal vez demasiado pronto),
tendré antes que pensarlo
                                                       ¡yo!”

Canto pagano. Rudyard Kipling 


Hay un suelo en este cielo
y por el andan colibríes muertos, ya.

La lujuria del reloj
se los llevó
en su baba blanca;
los metió en todos los huecos
y aparecen,
rompen platos
y te tocan cuando duermes.

Puede ser que falte alguno;
pero están ahí –seguro,
el aquel que manejaba con destreza la navaja,
un soldado
y un actor que versa maleficios.

Iré yo
y aun me duele,
tengo pena de morirme…

He evadido ese destino
en malabares,
con siluetas,
con pociones.
Sin embargo
mi cadáver es la esencia que respiro
y huele a mi
aquel perfume de las flores del mañana.

Cierta luna,
de tez roja,
suele ser mi madre buena
y en las sombras nos oculta.
Sirve mares de regalo,
para mí,
y la fin de algún sentido,
para un niño.

Nadie sabe si hace viento
al ver volar su casa;
es un lance del dolor que nos alcanza
y duele tanto que te parte…
da una réplica de piano sobre el pecho,
suena a un hueso que se rompe.

Mi versión de la poesía
-aun ahora,
es aquello que no es
y hay un suelo en este cielo
y por el andan colibríes muertos, ya.
Omar Alej


lunes, 27 de julio de 2015

De formas; supongo.

¿Por qué este horror?
En la página de nosotros mismos
tu cuerpo escribe.

La rueda. Juan Gelman.


Para sentirte,
para eso te vivo, vida.
Supongo.

Para joderme
y ponerme muy negro
cuando me insultan la risa…

Para que un rastro de sangre
a ti me recuerde…
todas las veces
que no sé lo que hago
al escribir entre los cables
palabras.

Para sentirte,
para eso te vivo, vida.
Supongo.

Y arder a golpes de fuego,
en mi corazón,
si me muero de frío en las calles;
reventar de motivos
si es que me quiere doblar la apatía…

Para vencerlo al miedo,
una vez que todo el sueño
es solamente una arcada
y otra vez el sabor de la bilis.

Así es como es
tener piel y huesos,
arterias,
retinas,
lenguas,
deseos,
valor,
cobardía,
el tiempo,
y ser solamente cristal…

Por eso te grito
y aquí te sostengo,
con las lágrimas claras
que brotan en brotes de luz
y que quieren de ti
hasta la última gota…

Para sentirte,
para eso te vivo, vida.
Supongo.

Y no te confundas,
no son las otras razones;
ni siquiera el sol
con su hermoso pasado de sombras.

Es lo que me arrancas
lo que vine a entregarte.
Y no me desprecies
por ser como tú
y nunca saciarme.
Omar Alej.

viernes, 24 de julio de 2015

Me invento.


“Tú sabes que la vida –igual que el arte, si no está en ti no está en ninguna parte.
Lo que importa es la isla, no el tesoro.”



Hoy pienso en los monos;
los lindos primates…
su peculiar comezón
me inspira confianza
¿Cuál duda sostienen?
¿Vienen a mi
o voy hacia ellos?

Los he visto en el zoo
y acierto que es cierto,
una hermosa palabra:
Zoo, zoo, zoo.

Lo sé
qué cuando caigo
me pongo en el fondo del mundo
y que podría terminar
asegurando que nunca hubo nadie,
que nací ya estando encerrado…

Por eso quiero cuidar
a quien cuida
el motor que hace al aire
y me aguardo en las bancas,
en la historia que aguarda
a sentar por la tarde
un nuevo idioma de besos.

Con ya más de treinta
espero poder llegar  
-algún día,
a trabajar la madera.
Y cuando despierte,
con su boca besándome el cuello,
confesare que los vi,
los ojos de un pez oscuro
en la profundidad del espejo

También hay navajas en nube;
pero eso no importa.
Lo importante es tener
con goteras el techo
y dejar que se cuelen
las gotitas más fuertes;
las que entienden que ser
es cuestión de aguantar.

No me denigran heridas
ni ver que los días se van,
puedo sonreír.
Con solo mirarla,
sé que la esperanza es muy ciega
¿Acaso caminas en lugar de volar?

Creí en lo distinto,
muy bien armado no vengo,
tengo mi corazón
y esta mente que –creo,
es solo un invento de mi cabeza.
Omar Alej.

jueves, 23 de julio de 2015

The Mágicos.


A falta de buenas historias que contar; nos contábamos siempre la misma: 
Un hombre entró al bar, todos se giraron, para verlo. Nunca antes había estado en aquel sitio. 
Sin embargo se movía con total naturalidad. 
Los parroquianos de inmediato lo supieron; aquel era el futuro, 
puto loco que tenía sobre los ojos las cejas y bajo las cejas los ojos. 

No vio a nadie, no estaría ahí, para cuando volvieran a verle.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


Nunca falto a decirte que te quiero:

Camarada, socio, truhan, patán,
colega, hermano…amigo.

¿Qué no estás?
vale, bien…
diviértete
y da la joda por allá.

Igual te digo que te quiero;
no me faltas
ya te llevo
¿ves que lloro?
pues ahí estas,
maricón.

Tiendo el hecho
de que fuiste
mi gran puente
en el abismo del exceso…

Me enseñaste
a ser más alto
y a leer
-como es debido,
la rusa pasión
de mis dos vidas
y narices.

Ten aquí lo espeluznante
que es hablar a un hombre muerto.
Ten aquí
que vuelvo y digo que te quiero;

Por dejarme
y aun seguirme muy de cerca,
por clavarme aquel puñal sobre la espalda
y darme cuentas
del desprecio que tenemos
-entre ambos,
al traidor
y al que se busca en lo seguro.

La bese
y era tu chica.
Me dijiste
que la tonta,
de ser lista,
se habría ido,
ya, conmigo;
mucho antes.

Puto genio del acuerdo
entre los hombres y las bestias;
lo dopaste a todo un barrio
y como rey de las pastillas
diste al clavo
con un dios
que ahora es menos anti humano.

¡Qué te quiero!;
te lo digo
y..¡magia!,
otra vez.
Omar Alej.

miércoles, 22 de julio de 2015

¿Alguien?

Nadie lo sabía –salvo Julio; pero yo era, para entonces, el mejor escritor que jamás hubiese escrito nada. Hice parecer, más de una vez, unos imbéciles a los más avanzados.

¡Carajo! era muy bueno en ser bueno.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


Linda Lope es una bruja
y tiene roto el corazón.

Algunas vidas atrás,
Linda Lope tuvo el desparpajo
de querer cumplir los 15 años
presentada en sociedad.

Linda Lope, que siempre fue una bruja niña
distinguida del resto de las niñas brujas,
consiguió unos padres brujos
que siempre consintieron
en darle a Linda Lope lo mejor.

Sin saber aún qué hacer con ellos
tuvo escoba, sombrero y caldero,
hechos a medida,
y una verruga de bronce
que le protegía
de las quemaduras del sol.

Sin embargo,
al tiempo de hoy
Linda Lope se contrae cuando recuerda
que al cumplir los 15 años
sus padres brujos entusiasmados
convocaron a una ceremonia infernal…
oscurecieron, aun más, su desolada caverna
e hicieron venir a todas las arañas
de la región
para que decoraran, piedra por piedra, el salón…

Una alfombra de ratas
se tendió para recibir a los invitados
y un coro de dementes se encargaría
de animar la recepción.

Mientras se probaba
aquella piel de salamandra,
como único vestido,
en el fondo del espejo,
Linda Lope reía la ausencia prematura
de sus dientes.

Todo aquello era legítima locura…

En las mesas -y para beber:
sangre de bueyes,
para comer -y sobre charolas de marfil,
muslo y lomo de ogro,
aderezado con betún de serpiente-.

Linda Lope crecía
y los hijos de la peste
así lo celebraban.

Los padrinos de Linda Lope
eran los nomos
así que le llevaron,
como regalo final,
al espécimen más raro
de su circo de fenómenos:
un caballero herido
y cazado entre los muñones
que como saldos arrojan las cruzadas;

Atizaba largo el cabello
y la barba crecida hasta el pecho;
cumplía en buena forma
con su aspecto de varón…

Algunos (y algunas) dirán
que como siempre exagero;
pero sus gotas de sangre en la armadura
brillaban como restos de cristal.
Él se llamaba Jhonn Wesley.

Linda Lope lo quiso para ella
como se quiere
algo que ya tiene dueño,
con formas rancias y podridas,
de inmediato lo sacó de su cárcel
e intento compartirle
la mitad de un murciélago.

Jhonn Wesley asumió que la vida de arriba
ya lo había abandonado,
así que sacando su mejor cara
mordió la mitad de las alas
que le ofreció la oscura princesa
de aquellos infiernos.

Aquella noche
Linda Lope se soñó a contra luz,
volvió el estómago solo de  imaginar
que cabía la esperanza
de poder caminar, para siempre,
sobre ruinas de civilizaciones
con aquel hombre enlatado…

Advirtió que tal vez
si fuese de día
las nubes de lluvia
al marcharse dejarían para ellos
un haz de luz con color.

Linda Lope pasó,
sin enterarse,
de estar contemplando
el rostro de Jhonn Wesley
a la excitación de abrir los ojos
y encontrarlo encorvado,
jugando con su pene sobre ella;
como quien examina en las huellas
los propios pasos que no ha dado.

Jhonn Wesley pronunció a sus oídos
un verbo que había estado enterrado
y sin saber cuánta sangre abatía  
le dijo –te amo-.

Linda Lope tembló desde adentro
con aquellas palabras,
palabras más viejas
y en consecuencia más duras
que el “abracadabra”.

Desnudos,
apresurados,
inocentes,
poseídos,
convertidos en unicornios,
montaron las planicies de los campos
y poco a poco los rasgos de uno
se transferían en el otro.

Jhonn Wesley parecía casi un brujo
y Linda Lope casi ni dormía
por querer vivir un sueño
tras otro…

Pero Linda Lope quiso aún más,
asustada por la mortalidad
de su amante,
pensó que quizá dar a beber de su boca
una pócima encantada;
capaz de condonarle a una vida el perdón para toda la eternidad,
sería suficiente
para poder morir juntos…

Entonces la muerte,
con el savoir faire
de un titiritero,
dirigió las manos de la novia
poniendo como último ingrediente
la semilla de los celos;

Batiendo y dejando hervir
hasta conseguir la pócima violeta,
con la que volvería a Jhonn Wesley
un cadáver ceniciento
recostado sobre sus piernas.

Jhonn Wesley en su condición
de atormentado sobreviviente
resulto que de mujeres sabia más bien nada,
quizá por ello no advirtió
que en tiempos de brujas
lo mejor es hacer
como hace el tiempo
cuando no pasa nada…
                                         Pasar simplemente pasar.

Linda Lope juega duro,
mata lo que tengas que matar,
no seas ingenua
no hay otro futuro
que la soledad.

Linda Lope
ya no llores
mira que Jhonn Wesley
ya se duerme
y lo vas a despertar.

Linda Lope
ya no grites,
ya no está.

Linda Lope
aun te queda,
tu escoba,
tu sombrero,
tu caldero
y la calma de saber
que nunca más
volverás a ser feliz.

Linda Lope
no te vayas,
constrúyele a tu espanto
un palacio
con humo de alcanfor.

Pobre Lope
no te mueras,
no te ofrezcas al dolor,
mejor ven
y has un embrujo
(un embrujo de sabor)
pon en aceite las patatas,
la cebolla y la canción.

Déjate esta noche
abierta cada vena
y siéntate a esperar como el olor
te trae un soldado bueno de la guerra
que aunque ya sin lengua,
ni muñecas,
sepa argumentar
(contra tu sentencia)
que nunca fue maldad,
que simplemente
tenías roto el corazón.
Omar Alej.

martes, 21 de julio de 2015

Transmisiones.


Y la voz, de Edgar Allan Poe,
surgió entre dos contenedores,
dijo estar harto del mal:
"Hazme saber, si hay algo más". 

Nadie por las calles. Love of lesbian.


Salimos de verla,
Romeo y Julieta,
la peli tan negra
en la que DiCaprio
es el hombre más blanco
que haya pisado la tierra…

Ya habían pasado cien años
desde la luna aquella  
en que vimos
por última vez el principio
de alguna historia de amor
entre dos.

Estaban cerrando la plaza
y en un café una mesera,
silbaba.
Se presentó ante una cruz  
un momento
de convenir que rezar a una antena
era muy propio de gente
como nosotros.

Y viéndolo el rayo…
y viendo la tele
que se tornaba en una lluvia a color,
con medias caras de extraños,
lo que pedimos no fue
tan personal como ser.

Lo que quisimos entonces
fue mejorar la silueta
de una farola colgante,
que iluminaba el drenaje,
por donde iba cayendo
la gasolina de un seat,
destruido…

Si para mí lo importante
son las cobayas,
el alce
y la cebra
¿Por qué iba a tener
que soñar con los escudos de armas
de las familias Capuleto
y Montesco?

Yo fui el hermano mayor
de la pequeña que llevas por dentro,
además tú querías
simplemente saber
si aquella luz asustada
se podía sacudir y bailar,
como en el mundo del juego.

No te sigo ni sabemos,
para donde irá esa calle;
encogidos nos perdimos en un túnel
y fue claro que al final
ibas sola
y yo iba solo,
recetados de pastillas
que no son lo que no somos.

Sin embargo
vale el sueño
y quien sueña vive más…
ten, son los tickets del cinema.
No llegaste;
pero el rollo/celulosa
aun proyecta aquella antena
a la cual yo le recé.
Omar Alej. 

lunes, 20 de julio de 2015

Nadie en la vereda.


“¡Yo soy el amante de ensueños y formas
que viene de lejos y va al porvenir!”

La canción de los pinos. Rubén Darío.



Te perdí en la vereda,
me quedé mirando los montes
-la mujer mexicana
tiene un halo de sombra asesina…

Me volví
y ya no estabas.
Fue normal entender;
te aburrió mi silencio
y te asqueó mi resaca…

No hubo rastros del polvo
que una noche anterior
entregamos al drama
de una esquina y un faro.

Te perdí en la vereda;
ya no sé si en domingo,
ya no sé si en abril.

Durante la mañana,
te busqué en los mercados.
Bajé a la playa a gritar
y me olvidé de las olas,
de los peces,
de todo.

Vi marinos mercantes
y había un grupo extranjero
que preguntaba por donde
podían salir a la casa,
donde viviera de niño,
el arcángel Gabriel.

Los revisé los estancos
y di con una señora
que estaba leyendo la Vogue
mientras fumaba un discreto hachís…

No te maldije
al mirar que en aquel pueblo de Dios
yo fuera -por cierto,
un singular hombre solo.

Te perseguí por el aire,
llevado a través de un olor
a cigarrillos oscuros.
No merendé ni siquiera
en la cocina italiana
que no tenía divisiones.

Te perdí en la vereda;
me descuide de tu imagen
al sonsacarte a mirar aquel cielo…

Sí, ya lo sé que no estabas
y que lo cuento de un modo sonoro;
pero sin mucho sentido.

Lo que pasó fue que ahí,
entre el sonido del agua
y los colores celestes,

Omar Alej.

viernes, 17 de julio de 2015

Jornada.


“Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.”

No volveré a ser joven. Jaime Gil de Biedma.


Primero no.
Amor no pido.
No quiero un gato
ni siete vidas.

Dejen la luna,
se las regalo,
ya no es de mí;
se me perdió
sobre ventanas
de hombres felices.

No espero tiempo
ni comprensión.
Nunca me cuiden.
Puedo romper
en un minuto
toda una vida.

No voy de noche,
mi sombra es sombras
de un mar de insectos…
No salgo al día;
No los silencio los pensamientos
de los demonios.

Sinceramente,
no me hace gracia
la dicha entera;
no la deseo:

Todo infinito
es reducido
y falto de algo
que necesito.

Perdona, Eva…
a ningún sitio
es que me marcho,
dejo arreglado
los descompuesto de la heladera;
para los niños
hice papillas
con la manzana…

No quiero más,
tengo pensado que nada existe.

No quiero espejos
ni cascabeles.

Tampoco cuerpos.
Tampoco drogas.
Tampoco tragos.

Tan poco tengo:

Solamente una lengua larga,
para estarme en un rincón
y lamerme las heridas
de la planta de mis pies.
Omar Alej.

jueves, 16 de julio de 2015

Champagne, frío Vs Frivolidad.


Éramos de barrios diferentes y muy distintos entre sí. Ella era muy bella e inteligente, sabia de formas, para ser feliz. En mí no reparaban ni las moscas y no confiaba en los proyectos, para el bienestar. Su teoría fue que, yo, era un chico de carácter inseguro; yo, en mi praxis, sé que nadie –en realidad, está seguro.

Aquello agriaba los yogures y las pelis con finales redentores.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


En algunos días como hoy,
en los cuales amanezco retorcido
sobre las muertes de ayer,
también querría  
una luz menos vampira,
un verano sin apuros
y mis sombras de deseo
entre los labios de una ola pasajera;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Puede ser que valgan
-para ir,
solo la buena voluntad
y el propio brillo…
dicen que hay cosas
que mejor es no pensar
y ser feliz sin revolver en las sospechas;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Se besan listos
a besar con ello el cielo.
Se hacen profetas del placer,
teniendo el alma abaratada en otros cuerpos.
Cantan sus sueños
en canciones libertarias
y la revientan, la rutina,
viviendo el filo de los días,
bajo techo;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que esas cosas del amor
son muy de mierdas.

Y hay ciertos días
-es verdad,
en que quisiera ser así:
en algo hermoso
y no estar roto,
sonreír de puro orgullo
sin tener pena.
También podría decidirme
a vivir lejos del fracaso;

Pero no,
no me lo creo.
Y es que las cosas del amor
son muy de mierdas.

Omar Alej.

miércoles, 15 de julio de 2015

Ahora es tiempo de noche.


Era distinto de todos y lo amaba pasionalmente. 
Le confié la sensación que yo tenía de poder ver el curso del tiempo; no dudó de la certeza en el hecho de que lo pudiera percibir a casi nada de ser materia.

Por supuesto cabe señalar que a la mañana, cuando me había despertado,  él ya se había ido y yo tenía aquel vacío en el pecho. 
Además de no saber qué hora es esa en la que el sol te da siempre en la cara.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.



Una niña muy pequeña
se talla los ojos
y es un gesto infinito...

Su hermano
pregunta ¿por qué?;
pero no la acompaña,
él regresa a sus piezas en el ajedrez.

<<Quiero ver la luz
por dentro.
Algún día no vendrá;
pero si es que tiene un corazón
yo también y quiero verlo>>.

Lo ha escuchado
en la frecuencia de la radio
o de boca de un juglar en la plazuela;
también pudo ser su padre
que leía murmurando,
El gatopardo.

En consulta,
con los médicos de siempre,
las señoras reflexionan,
<<¿Se ha teñido
de lo negro
cada vela
y cada foco?>>

Son los tiempos
de las sombras,
jugueteando a que los cortan
-los enlaces,
entre el oro y la retina…

La noticia, de la noche
que no llega a amanecer,
hace eco entre las salas de hospitales
y oscurece el cuerpo mate
de una planta en el pasillo…

<<¡Viene, viene!
Luna viene
y no se irá…>>

Esta escrito
sobre un muro, y en carbón,
parece que con letra de demonios.

Lo contó
por vez primera
alguien del norte,
hoy la nena lo predice
y hasta entiende.

Hay un sitio
donde ya nunca amanece,
donde ahora el gallo canta
sólo al sol del otro mundo,
¿Qué canción?
Omar Alej.

martes, 14 de julio de 2015

Hay un vivo en la mesa.


“Cuando todo se vaya, cuando yo me haya ido
quedará esta mirada
que pidió, y dio, sin tiempo.”

La contemplación viva. Claudio Rodríguez.


Si un día falto a la mesa,
será que cómo hoy
mengüe la fuerza en mis dos piernas,
para que entre ellas
se me animen a seguir
y a no llegar del todo…

Nunca terminar de haber llegado.

Sé que no son tantos
los que -de una u otra forma,
esperan por mí
en los azuletes de sus tardes.

Y quizá ya para entonces,
conociéndome en el vilo de mis dudas,
queden menos; todavía.

Lo que digo es que no miren la ventana
ni se busquen entre ustedes preguntando.

Déjenme
y si no llegué
será porque he encontrado en el camino
un portal donde mi madre
hablaba sin parar
de películas que vio estando sola.

Me habré ido
-no lo sé,
quizá en un beso nuevo
que te dieran en la frente;
con ternura
y rastros menos
de mi vida en tu balcón…

Cuando pase,
y el pasado me vea amorfo,
no hare el teatro
de dar gracias a los tiempos
por sus golpes.

Tendré miedo
y soledad;
me hallaré en un agujero del día
donde no habla la memoria
ni se avistan las cometas…

Mientras vea el tren que llega
tornaré sencillo el llanto,
siete lagrimas, no más.
Pero un solo corazón
-en parte entero,
dándole cuerda a cada imagen.

No sé si habré escogido bien
aquel motivo al que sangré
y al que bendije.

Sin embargo,
ustedes no…

No abandonen el momento
y coman de eso que es tan rico
en los sabores cocinados en sus bocas.

Cuéntense de alguna gracia
y sigan,
sigan…

Sigan suponiéndolo al amor
en la voz de sus miradas
y si alguno no aguantara
mi silencio
-como antes no aguantó
mi habladuría;

A ese denle ron
y pongan cerca un cenicero,
para entonces
ya mi nombre será tierra.

Omar Alej.


lunes, 13 de julio de 2015

De vivir, Javier Krahe,va sobrado.

“La muerte no me llena de tristeza,
las flores que saldrán por mi cabeza
algo darán de aroma.”

El Cromosoma. Javier Krahe.


No se ha muerto,
Javier krahe,
ya no me mientan.

Hace apenas
unas horas
-al salir
de una novela,
yo lo vi en los caminos;

Iba yendo con el humo
y se reía
de encontrar discreta
y guapa,
a la luna
de las sabanas de seda…

De su voz,
un disparate,
una leyenda,
una mujer…

Y de un ataque,
en el acorde,
una flor viva
que se escribe
y vuelve a ser
lo que no fueron
los deseos en el escote
de la rubia.

De qué me hablan,
miserables.
Qué me cuentan…

Va más vivo
que el ahínco
del rockero
y hace más
por las maneras
que la vana transgresión.

Basta verlo,
va pasado de consciencia
y el cinismo le reserva
sus dictados de poesía
en el humor…

Canta
la canción
como se cantan
a los mares
las labores de los labios
cuando van besando,
corazón.

Fuera de él
nada es sincero
ni privado
ni muy bello;

¡Vive dios
que está muy vivo
el que ora en el idioma
del ateo!

Si no creen lo que les digo
miren por adentro
de los libros
y no salgan de ese bar
que nunca cierra;
pues no es hora de saber
cuanto aún queda del ahora.

Ahí lo tienen,
sabe algo…
no es de trampas;
pero engaña a la tristeza
y hace vida
entre los planos
del hacer más literario.

No me digan
que está muerto,
no me callen la ternura
de lo tersa que es la piel
cuando se canta.

Va cantando
y muy campante,
de morirse
no se entera;

Suelta rimas que me dicen
que vivir es divertido
y que las cimas
de la muerte solo viven
si caminas,
para huir de lo prohibido.
Omar Alej.

viernes, 10 de julio de 2015

Gremlins.


“No me pidas que me porte cool…
Aprende de mí, que soy un chico pobre de allá, del interior... 
Laputamadre quelosremilparió…”


El diablo de tu corazón. Fito Paez. 


Lluvia, ¡llueve!,
sálvame
en tus golpes de goteos,
yo te aliento
y este viernes,
que traslado
a otra ciudad,
lo vestiré de duda
sobre calles
que ahora ignoro.

Anuncia tu llegada
a quien me cerca;
lávame el dolor
de ser un hombre
y de ser huellas
que me expulsan
bajo el halo de la luz…

Te pido, Lluvia;
hazlo gris
el color blanco
de la audacia en mi enemigo.
Duele todo
y en mis huesos queda fuerza;
la que uso
por seguir sin dar dolores
a los frutos que pudrieron.

Ve en mis ojos un espanto,
Lluvia, y ¡llueve!
Cuando nubes se derraman
yo sonrío,
me voy lejos
-hasta donde viva quien
ya no se burle
de lo seco que amanezco,
entre mis ruinas,
sin mis sueños
y con sed.

Ven a prisa,
Lluvia, ¡llueve!
Tú lo sabes que me arrastro
al levantarme
y por llegar al cesto sucio
de los baños;
ahí vomito
¿Es rutina de poeta
o es que hay en mi destino
muerte libre
y barandales de calor,
para la espera?

¡Llueve!, Lluvia,
y si no llueves
ponme negro
como un cuervo
y que me vengan
a picar los zopilotes…
no te fíes de ternuras
y se cruel
si lo merezco.

Si no rompes,
río del cielo,
deja me convierta
en esa estatua
de cemento
que quitaron,
para construir
un parqueadero.

Omar Alej.


jueves, 9 de julio de 2015

Let´s Rock.


<<No los veas; mira hacia otro lado. Una vez que ves los muertos los vivos parecen hacer menos vidas de las que deberían. Asegúrate de no saber demasiado; eso te dará seguridad. Es importante querer dentro de las normas. Un solo muerto vale, para aprender que todo muere>>

Eso fue lo que me dijo, Estrella…una muerta que en mis sueños me venía, 
hasta que un día se murió –en mis sueños. Nunca lamente perderla.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.



La verdad
no son las leyes,
Star Loca.
Es el agua.

La verdad son estas púas
que he traído yo en maceta
y que tú quieres marchitar
regándolas con mieles…

Yo lo siento que lo cierto
debe ser que nos besamos
y que la farsa
es la ciudad en la que vives
al pendiente de las tardes,
mientras honras en balcones
militancia e hipocresía.

Yo te doy todo mi invierno
y se deshiela;
es ser pobre
y no es lo grave…
el momento da la tierra
y lo perdido trae semilla.

No me tengas en custodia,
no me pidas
lo que dan con tanto hastío
los maridos que se forman en la fila
a recibir su dosis diaria
de otros días.

La verdad
no son las leyes,
Star Loca.
Es el agua.

La verdad
miente en mi cuerpo
y solamente
es ese trance,
que con muerte
yo te embisto
hasta caer
adentro nuestro.

Rancho aparte,
a nuestro modo,
es la verdad
y no la misa de domingo.

No es la banca
ni el buen libro;
no es la fuente donde hay plata.
Es la brisa
y la sorpresa,
lo que viene de otra parte
y que no es tuyo.

Cada último aliento,
en cada última palabra,
de cada último encuentro.
Lo que dura en luz el rayo
y cuando el cielo se apaga.

No es el duelo
ni el deber
ni la esperanza
ni morirnos…

La verdad
no son las leyes,
Star Loca.
Es el agua.

La verdad
es este amor
que un día te quiere;
el corazón que indetenible
se detiene en una hora
que se ha roto,
para siempre…

No da tregua,
no hay consuelo.
No es del modo modulado
en los jardines;
es lo espeso de la selva
y el fragor de la poesía,
cada tanto que una musa
no se versa en condiciones
de nadar y ser sirena.

La verdad
siempre es el agua.
Omar Alej.