lunes, 15 de junio de 2015

Woman, Evil, Killer: Ella.

Eran todas... Todas las chicas del barrio nos miraban a nosotros –y solo a nosotros, como a esos chicos con los cuales no querrían ni lo más extraordinario; sin forma posible de parecer capaces.
Ellas hubiesen preferido que no existiéramos; no tener que vernos improvisar con cortesías. De vez en cuando alguna nos dejaba algún guiño:
Ese día había reñido con su especie y encontraba promisorios a los que no teníamos nada.

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


La anhela la luz
y oculta impureza
sobre el cobre azul de vivos fuegos,
viene de ella
y sus huesos son la suma de brisas…

Tiene a tiro la sonrisa de los tristes;
es de pieles locas, trombas,
lunares,
y escoltadas por el brío de un recuerdo en el olvido.

Ella:
Una -en resumen, que por partes no podría distinguirse
entre los granos de arena de la playa:
La elocuencia sideral de cada átomo del mundo.

No lo entiende al dios del hombre
y en su pálido lo irrumpe,
cual si fuera peregrina y santidad.

Bien ignora que se queda,
para antes, sobre el alto devenir del horizonte…
marcha y saca de los quicios sus pasiones
sin saber que vaga un tiempo,
por sus pasos renovado cada vez
y en cada encuentro.

La han vestido desde niña
con lujuria de mis ojos
y vergüenza de mi voz.
Tan salvaje
e imposible de guardar,
tan capaz de toda envidia
y frenesí.

Nace en trenzas
y en sus pechos una anchura de caminos
pierde al lobo,
pierde al cazador.
Y pierde al risk.

Agoniza sutilmente los navíos que se mueren
en su muelles,
al pie de la ley de una sola noche…

Magdala, su patria,
ruina santa,
vana sumisión.
Nunca dejó que el traidor
se convirtiera al decoro
de una carta extraviada
en el amor.

Cuando el pirata partió,
lo disolvió el agridulce del vino
memorizando que aquel,
sí, fue el primero en izar sobre su casa una cometa
y haciendo de él mismo después
fue como hizo de su engaño un bolero.

Ella cierta:
amazona remilgada,
y la hoz en su cadera
tajando vientos.

Piérdete mujer
-si te apetece,
ya te tengo
y no me suelto de creer,
crear,
croar.
Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mujeres de miles de maneras, buenas y malas pero al final poderosas como solo ellas saben.

Carlito

Carolina Torres dijo...

Puedo yo darte un beso sutil, sin veneno. Tu quien provoca en mi a la Mujer.

No me gusta ser una chica, quiero ser la de mas de una noche, esa que te despierte con un beso de labios rojos.

Podemos ser santos, podemos ser virgenes, nadie sabra nuestro pasado, solo nuestras memorias, eres mi Napoleon, mi Freddie Mercury y un poco de mi Axel Rose. Yo solo quiero un dia podamos ser libres de los deseos sin ser juzgados por los hombres.