miércoles, 24 de junio de 2015

Paisaje.

“...Te puedo decir que me considero un caso perdido. Porque los recuerdos más importantes, o más queridos por mí, son recuerdos de habitaciones, ¿entiendes?, creo que pocas palabras bastan. Y algún café, en Buenos Aires, en Montevideo, pero más que eso la gente con la que yo estaba.
Juan Carlos Onneti”

Toda La Vida Preguntando. Juan Cruz (2015)


No se vuelve de olvidar,
ya no se vuelve…

Uno es dos en el pasado,
o tres o cuatro;
o ya no importa ni el abuso
ni tampoco la carcoma.

Recordar no es más que un beso interrumpido
por el ruido de los rayos…
más el mínimo detalle abala el suspenso
y va largando hasta el final
lo que se fuera en un inicio.

Quedan puntos
de una herida a otro verso,
sin unirse.

Del sentido a lo sonoro,
¿no es el clic de una moneda
ambas cosas?

Todavía aquellas voces,
sus reproches a no sé qué hora,
de no sé qué navidad,
son ajenas
y yo puedo disuadirlas
de un cariz ocultista.

Su lugar es en el fondo,
bajo el centro.
Y un vórtice de luz
ya no es lo mismo
que vi hacerse en los silencios del invierno
(Arder de fiebre
y no ser masticado por los molares de la época).

Me reprende la memoria
pues no existo en el recuerdo;
el olvido aquí lo encuentro
en esta fotografía.

Es muy blanca la colmena
-en realidad.
Después de todo, sin descanso,
las abejas dejan paso al gusto amargo:

Había anuncios de traspaso
en todos los comercios,
iban puestos de algo puro
hasta los cacharros destruidos en las calles.
No diré que en cada uno de nosotros
hay la farsa suficiente,
para construir mil utopías;
pero así es.

Nos reímos muy felices
y no sé a razón de qué.
Quizá miraba hasta aquí,
en la misma desconfianza
con la que ahora miro allá.
Omar Alej.


No hay comentarios: