viernes, 19 de junio de 2015

Me fui al mundo de Sonrisas, Vino y Flores.

Me tomaba por el rostro y sacudiendo mi cabeza preguntaba
<< ¿Dónde estás? >>
Yo volvía muy distinto, el camino de regreso hasta sus manos requería mucha angustia. Tenía miedo de saber lo que sabía y olvidaba donde estaba:
esa es -hasta hoy en día, mi experiencia con los viajes…

Diario de un Moto/Circuito. (2015)
Omar Alej.


En algún momento la probé
la dulce piel del caramelo…

En algún momento
solamente las palabras,
una copa,
una pieza musical en las miradas:

Desnudes
y modas caras.

Risas de soldados en el quiosco
fumando entre la niebla,
tragos largos de café
mientras resuelvo el crucigrama
de algún diario.

En algún momento
el abrazo de un amigo
y el perdón;
nuestras bromas elevadas por el viento
y saludando a la memoria de Moliere…

(Fatuo, puzzle fatuo, que es Camboya:
Tren de trenes,
infinito y espacial.
Vista al oro del desierto,
ternura subversiva
y final de siglo veinte.)

En algún momento
el Blonde on Blonde,
el código postal de un hombre aparte,
la cuestión de abrirse paso
en la entramada de la luna.

Vi el meteoro
y los corceles,
cociné piedad y coca,
dediqué la última ofensa
a cualquier primer lugar…

La sentencia matinal del agua
raja surco,
se hace río,
llega al mar
y nada… asusta al pez alado.

En algún momento
también criminal,
también lloricas…
el regusto del olvido
asentado en el paisaje
y el cordón fue rojo
en los zapatos prada de un clochard.

Fue poesía mi insolvencia moral,
mi desvarío.
El gran loco de los montes
lo entendió
y me dio a mirar las ramas rotas;
encantado
no moví parpado alguno.

En algún momento
-como en sueños,
me olvidé
y reinventé
como era el mundo.

Y no,
no lamento haberme perdido de saber
como son en realidad
todas las cosas.
Omar Alej.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

“Contigo no quiero París, ni Santiago, ni Roma. Contigo prefiero quedarme en casa, tomarte de las manos y guiarte a donde jamás has viajado; ida sin retorno, amor con insomnio, cafés de madrugada y sexo por placer. Contigo hasta enloquecer…” Malaci

"Sangró, sangró, sangró y se reía como loca"

Anónimo dijo...

Hombre lleno de experiencias, que no titubea ni ve atrás, Camboyano con las responsabilidades y códigos que conlleva.

Carlito

mike dijo...

El primer paso, el mas difícil, dejar el camino y tomar uno nuevo, en busca de nuevas experiencias; buenas o malas, solo experiencias.

En algún momento
el Blonde on Blonde,
el código postal de un hombre aparte,
la cuestión de abrirse paso
en la entramada de la luna.

Alexs Venegas dijo...

En ocasiones al abrir los ojos cuando amanece, solo veo un pequeño rayo de luz a la distancia que opaca mi visión, que mas quisiera que el tiempo no fuera tan corto o en su defecto que pasara tan rápido mientras estoy a tu lado, abrazado y recostado en tu regazo, volteo y veo tu mirada aquel toque de dulzura e inocencia que me hacen admirar sobre todo, tu paciencia, admiración por todo lo que hacemos juntos y no solo eso sino por contarte lo que a sido de mi día.

Luis Jandro Venegas