miércoles, 18 de febrero de 2015

No creo.



No creo que haya muchos que sepan
la inútil pregunta
con la que responden…

No creo en ninguno
de esos hijos de puta
que van pregonando la virtud
y el progreso.

No creo,
ni a medias,
en las otras mitades;
yo creo que parte de estar
es por no faltar completo
y solo.

No creo en el futuro
y no recreo el pasado
(Ambos me toman desprevenido).

No creo en ganar…

Nunca he creído
que lo que digo
sea importante
y tampoco creo
que tal cosa importe.

No creo en guardar un secreto;
pero creo en los secretos guardados

Nada creo de las personas cuando aman
(Sé que han de creer posible cualquier cosa).

No creo en el súper hombre,
no sin una excelsa vanidad.

No creo en lo que alivia,
ni creo en lo que avisa vigencia:
lo que mañana no habrá.

No creo que al mirarnos
algo estemos viendo
además de lo poco
que nos es posible ver.

No creo en aquel que cree sin dudas.

No creo que contradecirse
sea pensar lo contrario
una vez que has pensado.

No creo que olvido
y memoria
sean un carácter del tiempo.

Hace años decidí que no creo en los besos
y ahora creo en besar.

No creo que el miedo
yo lo conozca,
creo que me lo imaginaron
miedos de otros.

No creo en los pedidos de consciencia
que me hacen burdos inconscientes.

No creo si en lo que creo no rio,
no vivo,
no peleo.
No me creo de mí mismo
sin sospechas.

Alguno creerá
que en mucho no creo
y entonces regreso
hacia donde creo que estoy.
Omar Alej.

3 comentarios:

Alexs Venegas dijo...

No creo en destino ni en las casualidades
Todo son causalidades
No creo en el tiempo pues es incierto
No creo en lo incierto pues es irrelevante
No creo en la irrelevancia pues es incrédulo
No creo en la incredulidad sino en la inocencia de los seres

Inocencia representada con bondad
Pues creo en la bondad pero no en la maldad
La maldad solo externa los deseos reprimidos y suplantados
De sueños no cumplidos

No creo en la belleza a la que la sociedad hace referencia
pues no es eterna y solo es efímera
Creo en la belleza de las palabras y los buenos corazones
Creo en que tengo un gran pasado
Aun dotado del mismo no creo el
Puesto que las lecciones están aprendidas y no serán repetidas

No creo en la libertad pues siempre es reprimida
Sueño despierto, sueño dormido
Mientras no me detenga en un gran suspiro
Cumplo mi sueño vivido

Luis Jandro Venegas

Anónimo dijo...

A veces uno se compra el papel de vivir bajo lemas y esquemas pero olvidamos que somos tan libres que elegimos que creer, que no creer y como creerlo, solo hay que entender que las creencias no se generalizan ya que no todos son forjados con el mismo hierro

Carlito

Anónimo dijo...

Ya sabía que te enojarias. Pense en Ted Mosby después, pero verte patético no significa que lo seas. Es verdad que no te veo mucho pero cuando tú hablas se escucha un eco...
Silencio, me rodea y me contrae, me dice que la adicción tuya no es de ti. Alguna vez lo deseaste también lo sé, no tengas culpa. Mi corazón es más fuerte ahora y quiere latir, seguir, seguir, seguir...
Tendre que volver a amar.
Maria Morla