martes, 17 de febrero de 2015

En la fantasía; Mi realidad es ser el Hombre en la Luna.



Quizá fue que vi a Freddy
en un puticlub
contando las lanzas
que había roto en el nombre
de todos aquellos
que, iguales a él, sabían que en un sueño
no pasan las cosas que ven
los ojos abiertos.

Destaco en mi voz
el sentido homenaje
que hizo con silencio, nuestro Rafael,
para aquel loco hermoso
que se empeñaba en decir:
<<Hielo, hielo, hielo>>.

Aun en las manos me vibra el arduo trabajo
con el que jugaban a no deber más
de lo que debían las calles del barrio.
Tal vez es el precio
de haberlo vivido a mí Julio
sin venderse nunca
ni ante las grandes vidas
ni ante los largos olvidos.

Al Luis Daniel de Santiago,
al Duva,
al Pachas,
al Illa
y al neptuniano del Brizio,
los conocí
y eran fuertes;
angelitos feos de ilusión criminal
¿Fue por ellos que sentí el arrojo
de clavarle las agujas al reloj?
puede ser.
Con ellos podía ser.

Hoy no encuentro compañías
ni clarividencia entre las dudas;
ya ni el faro,
ya ni la niebla,
ya ni el disfraz de pez.

A los que han sido
como ahora soy yo
los atestigüé en el parque,
sumándose al mundo
y quedando pendiendo de un hilo
sin contar como hazaña la felicidad.

Tal vez sea por ello
que no entiendo lo vaga
que es para tantos
una puta palabra.

Podría ser por Cesar,
que tiene muy claro el rigor  
de llamarme hermano
aun si no llama jamás,
pero no quiero más;
ni el amor (tan odioso)
ni el dinero (tan pobre)
ni la casa (tan frágil)
ni la paz (tan sangrienta)
ni el futuro (tan tarde)…

Yo quiero perderme,
guardar el secreto de la madera
con la que fui hecho.
Quizá ahora ya es tiempo de recordar
que en la fantasía
duerme una más grande
y más cruda
y más belicosa,
agonía.



Omar Alej.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquel hombre que quiere vivir en la luna es el que nos enseña que estuvo en el espacio sin siquiera buscarlo lleno de verdaderos amores, personajes y pasiones.

Afortunado Omar Alej

Carlito

Alexs Venegas dijo...

Los sueños no pasan ni transcurren sin ser creados, convertidos y disfrutados cualquier sueño no deja de ser un anhelo alcanzable cuando abres los ojos y a cada paso que das te percatas que estas más cerca del mismo, retroceder no está permitido, avanzar puede ser cansado pero mejor hazlo con un buen amigo y garantizo que no habrá cansancio ni desgaste y solo te llenaras de buenas vivencias con grandes experiencias

Luchando el corazón porque y contra quien? No se enfrenta ni a un ángel ni a un solo demonio sino la mente que viaja e ilusiona con palabras sin sentido envolviendo todo recuerdo fresco o marchito reavivando aquella esencia que nos hizo caminar alguna vez y pensar en alguien por quien sufrir y vivir siendo el sufrimiento el valor suficiente adquirido para derrotarnos a nosotros mismos por lo que creíamos correcto y no resulto ser

Dominando el camino ante bajos instintos y adjudicándome aquellos mas naturales sin sentir derrota alguna el orgullo avanza siendo un ejemplo pues no voltea ni se derrota encausado a hacer lo que cree su destino aprendo disfrutando y recuerdo a través de una sonrisa mirada cual radiante destello del reflejo del sol en un tempano de hielo que no se derrite ni se desquebraja ante la fuerza e intensidad de aquel que quiere opacarlo

Aprovechando la situación dominante envuelto en el ligero calor de la brisa ondeante sin hacer menos a nadie y con paso firme mientras se sumerge en las capas de nieve tan finas como aquel despertar a tu lado queriendo no tocarte para no despertarte pero con ganas de sentirte y poder deleitarte con este pequeño detalle de este tan extraño ambulante

Luis Jandro Venegas

Anónimo dijo...

La otra historia ya no cuenta nada, soy un lugar inhabitable y en descomposición, pero quiero ser tu amiga. Vivirnos sin esperar que no se muera el amor. Algo ya se rompió y lejana la fantasía, en realidad quiero ser tu amiga.

Maria Morla