viernes, 19 de diciembre de 2014

Prométeme las estrellas.


Lo que tengo para hablar es el amor.
No tengo dramas.

Quizá algunos reflejos
por el sueño que un día tuve…
en el que me perseguían
llevando, para mi uso personal,
cadenas y contratos.

Es verdad que tengo algo de miedo,
tal vez un poco de hambre.
Podría, también, decir que hay soledad
en ese sitio al que me voy
doblegado por los pensamientos.

Sin embargo
lo que impera
es la pieza que me falta:
lo que aun ha de construirse.

Algunos otros que yo fui
medirán estas medidas con recelo.
Querrán venganza,
opulencia en la justicia;
pero confío
en que ya he sido vencido
por una ráfaga de estrellas.

Omaral.

No hay comentarios: