jueves, 18 de diciembre de 2014

<<¡Yes!>> En la Marea de Eva...



Eva quiere el corazón de los marinos,
su férrea voluntad,
su timón,
el sabor a océano de sus sudores,
y hasta el haz de luna
que les sube en la mirada
cuando hablan engrosándose la voz…

Lo sueña al soldado.
Dice de él
que le esgrime en las cartas
la sexualidad de la guerra
y que además le recuerda
el uniforme de corte sesgado
con el que venía a visitarla
su primo Tony, el chimuelo.

Eva es
-En palabras de Sabina-
una Tortolita en celo:
Lo besa al tendero.
Lo anima al dealer.
Lo solventa al borracho.
Lo custodia al cobarde.
Y la hidalguía se la cuida
al mascota del barrio.

Va de virgen putona
y le redime a los feos
la misa de domingo en caricias;
cuando sube a las nubes
en la motocicleta de un rocker
ya está pensando en lo bien
que le sienta el olor a jabón
al miserable sin suerte.

¿Y qué iba a hacer ella?
a los hombres los quiere,
los encuentra pequeños
y todavía lactantes…
le hace gracia que quieran
jugar a tenerla más grande;
con compasión se las mide
-La aurora-,
para luego jurarles
-Un poquito en broma-
que como ellos no hay nadie.
Omaral.

1 comentario:

mike dijo...

En palabras de Miguel Hernandez....... tu estilo es como lo buenos vinos mejora con el paso del tiempo.