lunes, 19 de mayo de 2014

Romántico. Siempre. Aquí.




Parece que todo irá bien,
de una nube perdida
ha nacido un arroyo
y las mujeres vuelven a nadar en él,
con el torso en mármol desnudo.

También resulta en el mito
de una batalla
que voy a costarte un preámbulo breve
antes que todo el futuro
y así será
-y habrá de ser-
para siempre.

¿Cómo es el sol
y cuando será el día?

¿Cuáles son mis ganas
y como es tu boca?

¿Quiénes son los otros
y cuando ameritan el exterminio?

¿Cuál de todas eras tú
y a quien es que yo invento
hasta borrarte?

¿Cuándo son las caricias
y cuando es la agonía?

¿Cuánto es amor
y cuando eso es todo?

¿Quién está escrito?

¿Cómo hacerme en la palabra?

¿Cuán lejos se va nuestro presente?

¿Dónde escondernos
de aquel futuro que nos persigue?

Todas estas son preguntas menores
en función de un hombre menor
que tímidamente supone
que todo ha de ir bien.

¿Cómo?
¿Cuándo?
¿Dónde?
Omaral.

No hay comentarios: