miércoles, 14 de mayo de 2014

Danielo, Fina Estampa.




Así es el Danielo,
tiene miedo a que los otros
se acobarden
y recrea por si solo
el viejo oeste,
la valía de los ruedos
y el corazón de la tinieblas.

Con distintas voces
nos arenga el rostro cierto
que podríamos tener
y aun no tenemos…
sube antes que nadie al precipicio
y desde ahí se arria su bandera
de tormentas.

Qué certeras sus miradas sobre el horizonte,
para y dice
que el infierno queda cerca
y que ahí dentro –en esa celda-nos esperan
sus tres ángeles guardianes
y su padre.

Catador suicida de los días
que le faltan
a los calendarios,
humanoide emocional
que, comprendiendo,
cierra por la fuerza
el libro de los hombres.

Así es el Danielo,
la mitad otra que da fe
de que estoy vivo
y de que cuento
con la historia de un amigo
que es igual
a esos señores:

Fina estampa,
caballero.
Omaral.

No hay comentarios: