viernes, 14 de marzo de 2014

En el corazón joven debe prevalecer la Margarita.

*De Nuevo a Leonor:


El corazón joven debe prevalecer.

Abierto a todos y a cada uno de sus latidos.
Sensible al pulso de sus hermanos de alma.

Temblando alegre,
por miedo,
por frío...
por rayos y centellas.

Caracterizado de vidas pasadas
y en ambiente de luces aun por llegar.
Generoso ante la incertidumbre de no tener,
paciente mientras llega a la certidumbre de tenerlo.

Caminando en las aguas,
milagroso
y profano,
como el amor de los hombres
sin la señal de la cruz.

Jugando en el borde
donde le falte el aliento.
Musical y tambor.

Suponerlo de espuma
y de fuego
y curioso;
totalmente estelar.

Absoluto y silente.
Armonizado en caricias
y cartas de extraños.

Disidente de las banderas.
Costurero de besos
y abrazos
que hagan calor en invierno.

Diciendo: -baby, te quiero, te mato, te llevo y te sigo-.

Madrugador y nocturno;
un cazador de adjetivos que no lleven marco.

Afuera en el mundo,
sujetado de todo cuanto ahí se haga aire.

En el mar.
En la orilla.
En el fondo Neptuno.

Cuando te dan en la cara.
Cuando te quitan por prisa.
Cuando al mirar nada encuentras.
Cuando en el sueño despiertes.
Cuando el regalo se ha cambiado de dueño.

El corazón joven debe prevalecer.

Omaral.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Leer cosas así te hace creer en el alma virgen dispuesta a aprender, a vivir y llorar, amar y fracasar, creer en tus raíces, lo que eres y defenderlo, confiar y arriesgarse

Carlito

mike dijo...

Motivador, con lo que debe uno despertar y tener siempre en mete jamás, jamás marchitarse, ya que en el momento que empieza a suceder, es como empezar a morir lentamente. =)

Atte
Mikel