viernes, 31 de enero de 2014

Una aberración humana bajo el sol.


Tú, hombre,
cancionero de llanto en la esgrima de las aves,
asegura a mi nombre un cobijo.
Me han hecho poeta.
Libérame.

Suspiro cuando llueve.
Me es divina ceguera
ver la oscuridad cuando anuncia la acrobacia de un día nuevo.
Me concentro con la pose de una garza
sobre los espacios animados,
renuevo olvidos,
caduco.

Si me despereza
la melena rubia de los fuegos
digo frío
y todo arde.

Germen de trigo en la pared de los ascensores,
clima
y silencio.
Mientras tanto
yo divulgo
un secreto que encontré en mi corazón
mientras volvía
de firmar mis alusiones funerarias…

Sueño con la paz
y con la guerra;
pinto el símbolo de Diógenes
al oro cobrizo de los reyes
y tiro al mar una botella
con granito de diamantes,
para musas.

Mi cuerpo descompone,
de mi piel torcida
se anudan montones de libélulas peludas…
busco entre las hordas de las bestias
un rugir
donde aminore mi quebranto.

Robo de los otros
lo que es mío,
santiguo con cruces a negro y blanco
el pasar de los autos amarillos;

Me doy entre escenas,
me simulo.
Miento a la mentira
con la soberbia propia
de lo infecto.

Renovándome en los votos de la libido ternura
veo irse a las brigadas de auxilio;

Satisfago a la belleza
donde está
y no logro sostenerla…

Como vivir, ya vive en todo.

Soy poeta;
una aberración humana. Me lo han dicho.

Omaral.

jueves, 30 de enero de 2014

Un poeta y la muerte; Dos margaritas.


Usted señora muerte,
Dolor de Penas,
advierta en mí un haz de luz.
Yo soy poeta.
Adóreme.

A donde observo la aurora adquiere destellos de luna llena;
buscó mi reflejo…busco.
Como el silencio en un niño ciego que hace memoria y en él recuerda que alguna luz no lo contempla.

En mí marca el tiempo cercanías que se alejan.
Sé de los lugares prohibidos al norte.
Camino los senderos.
Pregunto y andar sin respuesta me responde otra vez, otro día.

Del miedo devengo; pero me voy sin temor.
Mi patria, per se, ha sido un misterio.
Dispongo la ausencia a mi lado;
su álgida sombra me cede leves locuras.
Las maquinas me reverencian; fabricante de almas me nombran.

Por perseguir lo que he dicho doy voces nuevas.
Tan trémulo estoy
que hoy me he soñado dormido.

¿Debo resignarme a que no hay resignación?

Soy poeta;
un hombre cualquiera. Digamos.

Omaral.

miércoles, 29 de enero de 2014

De Camboya para el mundo.


La Mina es Camboya; lo demás es un grillo acercándose lento a las altas temperaturas de la azarosa palabra. Sufre y lo enfrenta; como Machado canta lo que se pierde. Yo en cada letra veo sus palabras... digo que vuela y se lleva el viento los edificios; eso es real…aun si yo miento.

A causa de ello los animo al ánimo. Vayan, confíen, escuchen, aprendan e inventen después. La Mina da curso de figuras retoricas y ya en los relojes un minuto disidente cambia el curso de una hora.

¡A por ello!

martes, 28 de enero de 2014

Que me quieras quiero vida; Quiéreme.


Me piden que viva
que cierre los ojos
de frente a los vientos
sintiendo en su fuerza
la concupiscencia
de lo que es indomable;

Con fruta
y color,
con caracoles.

Me ofertan las cimas,
los sitio honrados por los secretos del hombre.
Precisan que vaya
y que vuelva…
que toque la esquina
de los confines dorados
y que con palabras
me calle las luces del sol.

Sumados a mapas
me entregan navíos
de ingenierías ilusorias;
con un abrecartas
señalan desiertos
por donde cruzar,
para ir de aventura
a lo profundo de un grano de arena.  

Lo demás ya no es vida,
ni siquiera esta luna
que va pegando mis partes
con mi oración por lo bajo.

La osadía en mi quietud
no merece sustento…
declinar es cobarde
y no obedece a esa carga
que exime en la gloria de la conquista;

Pero yo solo consigo quererte a ti
y querer que me quieras…

Deseo de hacerme como el viento.
Prolongarme
como el horizonte
que obedece tu andar.
Ser ese desierto
que bañas
oleándote de aves…

Trinando de mar.

Omaral.

lunes, 27 de enero de 2014

Cartelera Camboyana; hoy Blue Jasmin.


Se las ve brillando,
como arena,
e impacientes en su brillo,
cual cubierto limpio…

No son tantas
o la bruma las oculta.

La seda anudada
a sus cuellos colapsa,
el paso del tiempo
le roba matices
y ya antes de ayer
decae en un gris decadente;
entre stolichnaya
y alprazolam.

Vuelven,
las altivas,
de sus corazones rotos.
Disparadas al azar,
buscando en algo
alguna vida,
no saben que están prisioneras

Se sientan a soltarse de recuerdos;
pero una palabra basta,
y embargados
sus castillos en el cielo
bajan a vivir
la suma insobornable de los pobres.

Son las reinas heroínas
acusadas de belleza…
ve que existen,
hazte en su desfile por los libros,
por las guerras…
y en la lírica de un tango;

Woody Allen fue aun por más,
engalano el volumen
de una tragedia en jazz
he hizo azules los jazmines
en Blue Jasmine.

Omaral.

viernes, 24 de enero de 2014

Una amistosa enemistad.


Picture By;
StregaNera
Busco enemigos.
Un desafío detrás de una iglesia
a las primeras luces del día…

Esa suerte de miedo
al cual aferrarme
y aprenderme
a mí mismo 
a través de mis trucos.

Alguien a quien vencer
o ser vencido
me es necesario;

Tal honra
la echan en falta
los lodos
de los que están hechos
mis sueños de barro.

Omaral.

jueves, 23 de enero de 2014

Ciudad Aspirina.


Lamento que nos hayan convencido de eso…
de creerlo.

De que nuestra importancia
importa más que lo que es importante.
De que dios es Buda
o Saturno
o Dios mismo.
De que la felicidad,
para estar feliz,
es indispensable.
De que es personal
el agravio
y que tenemos derecho
a un acceso sin sangre
en el paraíso.

De que los inviernos
no tienen calores,
de que toda pena
es una onda expansiva
que radioactiva el color.
De que asumirse es cobarde
y que en la rutina
nada florece,
naturalmente.

En esta historia,
por miedo aceptada,
proponen
que nuestra opinión
es materia de imprenta,
y en el estudio
un efecto
de una infancia cautiva.

No es jamás la culpa nuestra;
¿Cómo?
si ya por haber levantado la voz
nos merecemos testigos
y podemos colgar
en galerías subsidiadas
una mirada cuadrada.
Nos lo ha dicho la faz de occidente
y yo lo lamento.

Esa utopía
pintoresca,
donde todos seremos
bien pensadores alados
y dedicaremos veranos
a incentivar el consumo
de nuestras almas,
digo perdón;
pero es una mierda…

La experiencia es la causa
y el sentido de todo.
La alegría de cartón
por la que apuestan
mis madres al bingo
le llama inmorales
a los impostores…

Porque hemos creído
que justamente nosotros
seriamos la vida
que vivieran los otros,
eso nos fue revelado
en la burbuja pinchada
de la paz mundial.
Que podíamos llorar,
maldecir
y rezar
y tener de evidencia
la verdad absoluta :

Dirigibles armados
contra lo que nos aseguran
de momento es mentira.

Propagando fortunas
nos quedó la cuenta corriente
de que éramos dueños
de un futuro glorioso
donde siempre era ayer…
de que el esfuerzo era esclavo
de los resultados.

Porque sufrir
debía ser vago
y solo la gloria excitante.
Todo lo infame seria restaurado
y las flores marchitas
no serian el espejo
de nuestros pétalos rotos.

De señalar donde hay luz
y temer lo que ocultan
las sombras.
De que al final
todo se acaba;

De todo eso lamento que nos hayan convencido…

De los puntos suspensivos
y etcétera.

Y etcétera.
Y etcétera.
Y etcétera.

Omaral.

miércoles, 22 de enero de 2014

Dispara verdad el soldado que no cree en la mentira.


Hablo –dicen-
con pasiones mentiras.

Soy hombre,
traduzco
y recuerdo
una voz que tuve,
un acento que fue mío
y que en nadie más ahora está.
Que ya nadie reconoce.

Será que escucho a los muertos,
que últimamente la muerte
viene a dar claras conmigo
por haber sugerido
que era en dimensiones contrarias
al abismo.

No lo sé.
No lo creo.
No está aquí.
No vendrá.
No soy yo.

Un enfermito de ojos
habla en bereber,
una mujer cuerpo mármol
escribe en hispano,
visitantes de todos países
asumen su silencio.
Él aprende muerto.

Me quedo solo,
a mi esperanza socorro…
de señales mi sombra
saluda
a ese que se va.

Quiero contar posibles;
valor para vivir con miedo,
sabiduría para no entender,
seducción para dejarlos libres,
comisuras para la invención de un beso.

De mi lengua –dicen- nadie habla
y me salen solamente
pasiones mentiras.

Omaral.

martes, 21 de enero de 2014

La eternidad es la voz de las memorias.


Viviremos en el tiempo
y conforme el reloj
cumpla sus acuerdos,
la víspera
de un sueño acabado
quedara en la arena,
para siempre.

Todas las muertes
las vencimos juntos
al tocarnos más allá
de la multitud
que nos apropiaba,
por eso habremos de morir.
Por ello, de perder,
vendrá la muerte.

Porque, ante la duda mortal
del secreto expuesto en el paisaje,
ocupamos
nuestras brevedades  
y agonías
en vivir.

La muerte prisionera
en su destino,
sofocada en los despliegues
de los vientos…
desdibujada,
tan alta
y larga.
Rota.

Un beso es un colibrí
por duplicado en el cemento;
una manzana de plata
a través de los pedazos de cristal
y eso estará suspendido
a través de los cabellos
de Hera.

Cuando una mano enferma
levante su seña
y quiera anular
el milagro
la tierra contraída de venganza
abrirá las fauces de sus mares,
cercenara en un simple parpadeo
los horizontes de los poetas…

Glorificados
como una inalterable
fuente de fuego
nos pasearemos en el sueño
moribundo de los vivos;
aluzados.

Atiende querida
y celebra la sombra
que ha de venir
a disponer de nuestra última mesa;
la misma da fe
de nuestra ambrosía.

Supiste encajar
como cierto aquel golpe,
convertir en eterno
un sol que apagaba
llegadas las seis en las plazas públicas…

Pasado el vivir
me dejaras
y te dejare.
tendremos que irnos, quizá;
pero fuimos juntos
de la vida hacedores.

Te diré con amor
que la eternidad
es la voz de las memorias,
que disculpes la rabia
y que tú sabrás entender
la gratitud con que cuesta
dejar irlo todo…

Nuestro cadáver será
solamente limosna
dada a la muerte,
de la vida después.

Omaral.

lunes, 20 de enero de 2014

Pájaro Bello & Cenzontle del Monte; por el Bravo Valle de los sueños.


Desde el tormento que nunca se acaba,
Sé por dónde empezar.
Pájaro azul que anuncias la mañana,
de forma natural.
Más de eso que se acaba...
Lo volveremos a hacer;
cantarlo todo en un fin de semana.
Lejos del mar, tu corazón se pinta los labios
y sale a bailar, sale a bailar.
Cerca de aquí, hay una fiesta y no nos conocen...
Me abrazaré a tus sueños.
y esperare que me acaricies con tus plumas
que son el eco y los colores de tu voz.
Decidí no parar de hablar
recorrerlo todo
y los detalles que nunca contaba con toda rapidez 
Más de eso que se acaba
Nos volveremos a ver 
como el viento fugaz que roza mi ventana.
Ni un paso atrás, la libertad se esconde en la música.
la música está detrás de un cristal.

Lejos del mar tu corazón se pinta los labios, 
ojala vuelvas a encontrarme otra vez 
y acariciarme con tus plumas 
que son el eco de tu voz.

Mi otra mitad, la única pieza que echo en falta.
Mi religión, tus vacaciones y mi nudo en la garganta...
Hoy decidí, mi libertad se esconde en la música; 

la música está detrás del cristal.

Lejos del mar está el lugar donde ahora vivo 
Me abrazare contigo y esperare que me acaricies con tus plumas
que son la luna... 


Cerca de aquí hay una fiesta y no nos conocen,
ojala vuelvas a encontrarme otra vez
y acariciarme con tus plumas;
que son la luna y el sonido de tu voz.


All Pictures By;
StregaNera.

Texto;
Pajaro Azul
Ivan Ferreiro







viernes, 17 de enero de 2014

Respuesta falsa.


Que cada palo aguante su vela.

Yo recojo el guante.
No hay aquí valor.
Las centrifugas odiseas
de los soñadores de diseño
no me sueñan.

No soy mitad demonio
mitad arcángel.
Cuando no quebranto la etiqueta
paso desapercibido como todo hombre
que se precie.

No se volar.
Sin temor a mis miserias
mi ilusión está en la tierra
y en la duda de los otros
mi confianza dilatada.

Sobrevuelan
en mi contra tiros flojos,
amenazan con saber
lo que a ellos,
por buen gusto,
los ignora;
tienen miedo
y sin que mientan
la norma general
de sus acciones
habla por ellos.

Mientras tanto yo me burlo
de ese ocho sin salar
al que veneran
los sensibles taxidermistas.
No estoy ya pa la penumbra madre
de echarme a llorar a punto.

Miento,
rompo la enseñanza
de los habituales
a esas cámaras de lobotomía
y con un alegre claroscuro
las alegrías, las otras,
yo las desdigo.
Su tibieza me aleja de quemarme dentro el fuego,
yo quiero arder.
Las vidas que viví
ya se me han muerto.
Soy el fallo
de mi especie
y ahora me extingo;
vuelvo a venir.
Digan no nato;
quien no sabía.

De una posibilidad,
de un efímero.
De lo visto discontinuo
en cada parpadeo.
De ese imperecedero
y ameno fracasar.
De la fragilidad latente
en el corazón convulso
de las miradas con vergüenza.
De aquel ladrón flamante que no birla
tentaciones
a cambio de atención.
De los espantapájaros
como cálidos muñecos de nieve
sin infancia…

De esas mentiras me sostengo;
he ahí qué es lo absoluto que yo veo.

Omaral.

Una Margarita, para Leonor.


A nuestra querida Leonor;

Fase primera de convencimiento.
La mañana de hoy
la niña ha despertado triste.
Su padre
que es gentil
ante las dudas
e indiferente
ante las pretensiones.

-¿Qué te pasa niña mía?-
le pregunta.

-Han Solo, ayer,
dibujó una estrella
torturada.
Unos androides feos
la tenían atada
por las cinco esquinas
y tiraban de ella,
como queriéndola romper-
La niña contestó.

-Bueno;
tampoco es mala idea
para un dibujo-

-Yo no quiero que piense así.
Yo no quiero que esté enojado.
Yo quiero mejor
cambiarle el mundo
y que sea tan feliz
como se ha olvidado
de que puede serlo-

-Pero si ya estas triste-

-Es que no puedo hacer que me siga-

-Los hombres son propios del miedo.
Te seguirá
si sabes tú
llegar a él;

Hacerte feliz-.

Convinieron.
Omaral.

jueves, 16 de enero de 2014

CamboyaLand XVII


Picture By;
SteregaNera

Está bien que no pienses;
si sabes pensar.
***

Solo imito a los farsantes
por todo lo real
siento un verdadero desprecio.
***

La vida que me gusta
es igual al nervio
del que ha sido descubierto.
***

Cualquier dios,
por mínimo que este fuese,
fue más entusiasta de la idea de la humanidad
que los propios humanos.
***

La posición es una herramienta
de la interpretación;
no una coreografía.
***

No soy de los que creen
no ir en el grupo que sigue la senda;
yo sé que me he quedado atrás
sin poder dar crédito a los manglares.
***

Ser la relativa partícula
de un imaginario absoluto.
***

No estés tan seguro de lo que dices
de esa forma no se convence a nadie.
***

Más que estar loco
es la locura.
***

El pacto es con todo
aun si eso significa nada.
***

Descubrió tarde el efecto de la sexualidad;
cuando el defecto del amor
había desaparecido.
***

Llevo el alma puesta
como las plantas marinas
llevan gravado su indefinible color;
con la misma gravedad,
con la misma simpleza.
***

Ante el cuerpo desnudo de una mujer
la posibilidad del fin
es un milagro.
***

Como un bien espiritual,
quiero tu cuerpo.
***

¿Sentiste con el cuerpo
lo mismo que antes
te dije con el alma?
***

Denle y denle cuerda a ese reloj que ya enloquece;
yo mi río.
***

El sexo expresa
nadie sabe qué cosa; en realidad.
***

Soy de la idea de que al creer saber algo
empiezas a ignorarlo;
ser un hombre es una de esas cosas.
***

El gran acto de fe
es no creer en uno mismo.
Ni en nadie. Así seguir.
***

En mi interior
es lo de afuera lo que está sucediendo.
***

No pretendo que haya vida en mí;
voy hacia ella.
***

Ni un solo problema he tenido jamás.
Me desprecian los más feos.
***

Desde muy pequeño
he considerado al mentiroso
una persona decente.
Los más honestos
me parecieron siempre
hipócritas.
***

Solamente los esclavos
repudian de la prostitución.

Omaral.

miércoles, 15 de enero de 2014

De visita o de local; la vida perdida es la que gana.


Hoy allá
todo es luz…
miles de lombrices
desenroscan 
y como hogueras de colores
llaman a batalla  
en los fuegos de artificio.
Qué alto
que no tengan estas sombras
tronándose los dedos
por encima de los hombros.
Que bello que se siente
la manera en que tiran
puerta dentro
sus confianzas;
allá que no es aquí
y es tan bonito.

Sin embargo
menos  mal
que aquí no hay
ni sálvese quien pueda
ni mujeres
y niños primero…
no estamos bajo tierra
y la libertad -tan inefable-
nos pasa por encima
quedándose en la marca de los mapas.
No nos tocan con cohetones
a la puerta
y no me embargan, todavía,
la dulzura del pan
a cualquier hora.
Mientras llueve
aquellos,
los de allá,
tan pobrecitos,
ven a su paciencia
acumularse entre las cosas
que se lleva la marea.

No es su dicha
¿Cuál la mía?
de quedarse
prisioneros de
ese instante detenido
en el relieve sospechado
de unos labios extraños;
tan hermosos
como hermosa es la sustancia
comprendida
justo dentro de un deseo
perpetuado
bajo un faro
que se alumbra con el fuego
de un planeta
por hacerse desde el lodo.
Ellos tienen ese brillo
de la pena sin pasiones;
pertenecen al horrendo color gris
que deambula
amainándole la luz
a las luminiscencias.

Y va bien que no sea aquí
donde han de verlos
perseguidos
por las balas,
para este viejo oeste
sin Clint Eastwood
no les dieron carabina
y ya de extras
va algo sobrada
tal carnicería.
No les toca
a los lejanos
ni la prensa local
ni ser acusados de culpables
y tráfico aéreo.

De angustias de dioses
y miel por todo vivo;
allá donde aun puedan
inventar la vida
al imaginarla
en otro sitio.

Omaral.