lunes, 30 de septiembre de 2013

CamboyaLand XV


Pciture By:
StregaNera.


Nunca necesité
del cariño de nadie,
mi pasión fue amar
a quien yo amaba.
***

De los mendigos
se aprende el abrigo
y no del frío.
***

En tu vasta desesperación
observa el tiempo.
***

¿Triste? ¿Solo?
¿Decepcionado? ¿Atormentado?
JA-JA:
Puto Snob.
***

Olvídenme hoy
que he muerto,
para que vivo me quieran
como cuando estuve muerto.
***

Primero los principios.
***

Algún día se asumirá el costo
de tanta estupidez gratuita.
***

La plurifuncionalidad del hombre
no sabe concretarse al bien.
***

Contacto extra terrestre,
espiritual.
***

El ruido no dice.
El ruido pregunta.
***

I’m the beast…
I’m the best.
***


No estoy construyendo mi futuro,
estoy edificando mi pasado.
***

Mi más grande infortunio
fue la fortuna.
***

Para subir escalones
se mira primero abajo.
***

He comprobado
que solamente la mala gente
cree que no debe decirme
que soy bueno.
***

Si no incluyes muerte a la vida
la muerte nunca morirá.
***

Nuestro trabajo es cada día
y cada día es nuestro trabajo.
***

Ya no el futuro;
¿Con que objeto atender una guerra
en la que no podre batallar?
***

Yo ya sé que sufres
que tardío invertir, además,
fuerza en hacerlo.
***

Llegar antes o después
no cambia gran cosa;
pero irse
antes o después de lo justo
lo cambia todo.
***

En vida vive todo.
En muerte mata todo.
***

Dicen calma;
yo digo suspenso.
***

Conoce tu brevedad
realízala eterna.
***

Tú en el mundo y no el mundo en ti.
***

La memoria es de lo que alguna vez fue futuro.
***

El tiempo que nos persigue no existe.
El tiempo que nos espera no existe;
un solo tiempo tenemos,
la puntualidad.
***

La muerte de muertes
es no nacer.
***

La sensación de caer
cuando subes
es la conciencia.
***

Omaral.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Esta, la vida.



Duele;
pero puede sentirse al aire…
subido -a ser posible-
en un tiovivo
de deseos subversivos:
brevas  
y agua resbalando
por tus manos.
Si eres ágil
y alguna verdad perviertes
pueden ser,
también,
esos labios gruesos
jugando a derretirse
ahí en tu pecho…muy calientes.

Quema;
pero una mañana te levantas
y a la puerta de tu casa
te quitas de las gafas de sol
y juegas
a romper la neblina
con rayos equis
pedidos prestados
a ese chico que serias
y que a su vez
en un futuro podría ver,
debajo de la ropa negra
que usaba Katia
tu vecina.

Disloca;
pero te llama hijo,
hermano,
Tío…
suyo.
Y no sabes qué hacer con tanto:
Llamas; pero no atiendes.
Pides; pero no ofreces.
Demuestras; pero no aprendes.
Vigilas; pero no acompañas.
Ordenas; pero no dislocas.
Así es como haces,
de todo ello,
una distancia propia
del hombre
y la luna.

Olvida;
pero abre puertas secretas.

Aturde;
pero la letra de su canción
trata de ti
a los oídos.

Asusta;
pero en el miedo
te abraza con ese siniestro
llamado esperanza.

Olvida;
pero te muestra
como guardarte por dentro
el fuego eterno de lo que aún queda.

Mata porque es vida;
pero vivir es lo único
contra la muerte.

Omaral.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Corren, los que vuelven del futuro.



Tú que esperaste,
por estas palabras,
durante millones de años…

Posiblemente no creas
que fuimos,
algunos,
celebres por darnos
a imaginar
volutas de humo.

Tú,
quien no se
si habita una tierra nociva
cargada de radiaciones
sobre ruinas de civilización.

Tú que con algo de suerte,
tal vez,
conformas un mundo de puentes colgantes
con naves errantes
que pilotean presagios
de alguien que fue Lucas George…

Debes saber,
y es justo que sepas.

También
antes de ti,
fue la duda;

Esa palabra
que Dios da
a los hombres,
como única,
en pago
de una realidad ficticia.

Quizá te tocó,
para entonces,
saberlo de más
y darlo en si mismo
por muerto.

Sin embargo,
te aseguro,
además del hambre,
del miedo,
de la soledad
y de la muerte…

Siempre en cada horizonte,
en cada fecha,
en cada pasado,
y en cada presente,
estuvo ese día en el que estas…

Ese sol de mañana.
Omaral.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Monomanía.




No me preocupa el tiempo,
no me ocupa la gloria
ni ansió negarme
en su cáliz
servido de aires…
me desenfado
y me basta con ver
el halo que sube
de las orillas lunares
al mar.

No me hago juego;
no me vienen de lejos
ficciones sobradas de soberanía…
ni se me rompen los yugos
ni me extraño
de la sensación de sed
que tiene besar
visiones de arena.

No soy de cerca,
me parezco de lejos
y a distancia prudente
me conformo
con seres
atados al suelo
por la libertad.

Aprendí,
demasiado tal vez,
de lecciones carnales
que en mi espíritu dieron
campanadas azules
por le fe moribunda,
cuando tocó despedir
la montaña
y no ir hacia ella.

Es probable
y vendrán
a resarcirse otros días
con sus tentáculos rojos;

Implorarán a batirse
silencios de espuma cromada…
Sing Sing,
Goma 2,
y tinta Mont Blanc
en la Wesson.
Yo dormiré
porque duermo
por costumbre
al costado…

Ahí en el andén
donde dicen
suele pasar,
a descarrilar,
el tren de los sueños
robados.

Omaral.

martes, 24 de septiembre de 2013

Haciendo de...



No gusté,
no impacté,
no conseguí
que al pensarme,
mujeres fatal,
desgarraran sus ropas…

Nunca fui yo
y nunca supe quien era;
mi musa fue igual,
una angustia común
que pataleaba en la luna
preguntando si acaso
había heredado algún huerto
que diera vista al solar
de los hombres orquesta.

Me di al baile
y bailé;
pero nadie
conmigo
de cabeza
giraba…

Me di como luz
y perdido en el día
quise cambiarme por sombra
sin embargo la noche
fue más profunda…
mejor –me dijeron-
era intentarlo mañana
e ir con mi sueño
a dormir
al mismo sitio de antes.

No escalé la punta del Everest…
no canté en el Palau Sant Jordi…
no firmé cheques en blanco…
no escatimé mi torpeza…
no supe nunca de nadie
que fuese mi doble
e hiciera imitaciones,
aun más burla,
de mí;

Pero no fue lo peor,
lo infame es que nunca logré
que Marisol
-mi hermana
y mi madre-
cambiara de atención,
sobre la sopa
que enseñó a hacer a Pamela,
para escucharme hablar sobre teatro.

Incluso
mi mujer, que es buena
y da la nota
en el arte de la sutil indiferencia,
más de una vez me ha puesto en claro
que será lo que yo quiera
siempre y cuando
no este,
ante sus ojos,
un hombre bello pasando.

No fui traidor
ni traicionado,
muy apenas un escudero
en el relato convulso
de estos tiempos Impersonales;

Solamente estuve ahí,
yo lo intenté.
Era poco el tiempo
y de algo había que hacer.

Omaral.

lunes, 23 de septiembre de 2013

La vida en palabras de mi Ana Bolena.




-Hazme un bicho loco-
me dijo…

-Dispón que yo tenga
rastros de lágrimas
en todas mis vistas
y nidos de risas
en los horizontes;
que pueda bajar
de las nubes
con los pies al fuego
y tener,
aun así,
consuelos muy tibios
para tus dos manos.

Quiero saber,
conocerte a la mala
saber cuánto puedo romperme
y cuantas
ilusiones quebradas
son suficientes,
para quedarse mirando
una vida incompleta
a través de tus ojos…

ser la palomilla
hacia el fuego
quiero de mi.

Eres un hombre
y espero
que sepas tener
una mujer marcada…
lo mismo de luces,
lo mismo de sombras,
alguien con gritos
y espantos a cuestas;
una damita que sepa
imponer con pecados
tu alivio.

Solo quiero acabar
acabada,
con la vida vivida completa…
Yo ya sé que te darás como puedas;
pero a mí
pídeme darme
en la forma
que tú necesites.-

Eso me dijo,
yo me agache,
tuve pena
y le dije que no;
que era yo quien daría,
para ella,
lo que me regalaba.
Así fue
que empezó esta batalla;
donde matar
es amar más
que el otro.

Omaral.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Por 26 años con una linda hermana menor.


a Marisol, a Christian y por supuesto a Pamela.


Algunos días son muy largos,
otros, muy emputecidos,
se te acaban
cuando apenas
te instalaste en ellos
y aprendías a contarlos…

La historia a mí
me ha dicho
que, para tales casos,
solamente la familia,
los amores…
los amigos.

Piensa que de los últimos
yo presumo de tenerlos todos…
no me olvido que es verdad;
ellos no saben de mi
pero yo sé sobre ellos
y de hacerlo
he aprendido
lo poco que
le enseño al mundo.

Vos ya sabes que te amo,
aun si te hablo en argentino…
lo que quiero
es que te lo diga ahora
Homero Simpson,
cuando el sol haya durado mucho
y también cuando la noche
te moleste…
tiempos antes
de lo que habían acordado.

Nunca tengas miedo,
es mentira eso
de que el tiempo es oro.
Lo que tengas que sea nervio,
nervios
de encontrarte
un día nuevo en el espejo
y no poder adivinar
ni donde inicia,
ni donde se acaba.

Que sea un feliz cumpleaños…
que todas tus naves
en el mar naufraguen,
que padezcas
todas las incertidumbres…
que quieras dar gracias
por haber vivido
tanto
y tanto,
y tanto.

Omar Alejandro Estrada Amavizca (tu hermano)

jueves, 19 de septiembre de 2013

Un olvido desconocido, aun.



No lo recordó,
tan natural es el olvido.

(En ese salón,
donde el deseo prueba en probetas,
aleccionan bien
a no insinuar ningún rastro
de pretendida memoria…)

Aquella pasión
en realidad
-le dijeron-
fue solamente algún beso,
tardes de café,
días de venturas
convertidos al ocio,
algarabía de ternuras
y unas botas vaqueras
durando casi un lustro,
junto a su calzado
adquirido allá en Suiza.

¿Y qué iba a contarle?
mejor que se haya seguido,
así,
sin reparar en la pena
de haberle enseñado
a soñar con los ojos abiertos
y a lavarse
también con sonrisas
los dientes;

Que no fuese pecado
lo que antes no fue
en nada parecido
a un milagroso llover
sin difusión
ni testigos.

Mucho más cierto
fue cuando en ella
se hicieron mentiras,
sin traumatismo
ni historia,
las lunas de octubre,
las sesiones insanas
de malabares carnales…
y el ausentismo de muerte
que sigue saliendo en septiembre,
también.

De tanto en tanto
que en él
esa suerte,
de apisonarse al cruzarla,
no sea más
un inventario de dudas:

Que sí por rayos
o por centellas
una mitad del pasado,
en ella, en una ola de arrastre,
se ve llevado
y queda sin salir el relieve…

Que al mirarlo
se le caiga de nuevo
y recuerde de él
únicamente el futuro.

Omaral.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Con una pistola en la frente de la vida mortal.




Te prohíbo morir;
respirar el aire corrupto
de las ciudades,
su germen lavado
en eses de vagabundos…
la instantánea de oxigeno
no reveles por dentro
de tu pecho abatido.

Te prohíbo morir;
recargarte de pan
las penas
y de penas el pan…
hacer digestión
de abandonos osados
por el hambre de algo
que ya sabe a podrido.

Te prohíbo morir;
andar esas calles
que como laberintos
esconden salidas
que puedan llevar
a donde no se levantan,
de detrás de las piedras,
asesinos ocasionales
con la vista en desnudo
y perdida.

Te prohíbo morir;
escuchar el rumor
de poluciones mendigas,
ahí donde tantos hermanos
cencerrean con quijadas de asnos
y disimulan sus quejas
llevando ruidos de miedo
a donde los más asustados
no gritan.

Te prohíbo morir;
ver el arte de la muerte
en el aire que regresa,
en el fruto que madura,
en el horizonte al que se anda,
en el ruido de sol
cuando el día se rompe
poseído por la noche…

Te lo prohíbo
y ahora vive.

Omaral.

martes, 17 de septiembre de 2013

"Mexicanos" 3








Fotografias
por StregaNera.

Digan cuando y yo seré.




Fui.
Una tarde intensa de lluvias,
con el mundo hasta el cuello…

Un juego divisorio
donde gana la derrota,
un candil de perfil bajo,
una nota rota
en el agravante
de un bolero.

Cometas que escaparon
sintiéndose conquista
y buena nueva…
barcos de papel
sin isla
y sin naufragio.

Fui
la esperanza de costado
y el humo
por frente;

Mi palabra rota,
mi destino oculto,
mi as quemado
entre mis dedos…
mi desatendida locura.

Todas esas noches
al abrigo de la luna,
con la festiva demora
en los amigos…
aquel lujo de pobreza
descompuesta
que preparaba ron
con besos
y magnolias de resina.

Fui el rio,
un joven valiente;
asedio de perversiones
y muchos días más
que los contados…

Fui,
soy,
y podría ser.

Omaral.

lunes, 16 de septiembre de 2013

"Mexicanos" 2









All Pictures,
By: StregaNera.

"Mexicanos" 1








Todas fotografías
by: StregaNera.

Puercoespin...El Dilema.




Sensación de aire
y asfixia.
Honda como la lumbre;
la tengo
y no.

Anda o desanda:
dilema que pincha…¡puercoespín!

Film de otoño
en sus ojeras
y de león corazón
sus unicornios…

La epidermis de su ausencia,
tiene olores vivos
de mujeres muertas.

Otro sacrificio,
otro beso,
otra esperanza
y después muy quieto en una balsa,
de palillos chinos,
con mansos deseos
por corriente.

Viene noche,
se levanta;

Atraco en mis sueños
movido por voces de miedo
que temen de mí
y yo temo.

A contraluz,
singular,
eco;

Futuro en la psique
de un cuerpo
descocido en el alma…

Como a la luz
la tengo
y no.


Omaral.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Aviso de presunción.



Hacer que brille,
que salte,
que gire,
que sea una
y dos
y tres
y cuatro…
que sin miedo luzca
a todas luces
sus sombras.

Que se rompa
y se desdoble
y que encuentres la manera
de animarla
y de rearmarla…

Por su ovalo,
de oreja,
un pendiente
de magnificencia comestible.

Que viva
y no se frene
ante las nubes,
que intercambie
nortes
con los sures
y disponga
en su flanqueo travesuras,
para ti:

Como copos de nieve,
como manchas de dedo en el betún,
como una argolla
en una ubre de vaca.

Que ría,
que cante…
que se haga rio
y pase al mar,
como la espuma
que se avista por tus labios
cuando dice con los ojos
de nuevo una caricia.

¡Qué imprudente
en ella el ayuno!,
la prisa,
la rabia,
el enojo…

Y sobre mil cruces.
¡Qué ofensa
en su voz el silencio!

Que diga,
que invente,
que llame
y que, como acertijo
aprendido recién,
escriba tu nombre…

Que baile bailando
en cocinas drogadas
con ganas,
que posponga
completos
los tres primeros meses
de los calendarios
y que asegure fue cierto
lo que olvidaste después,
a la noche vieja.

Que flipe,
-¡Qué guay!-…
que endulce,
con el alma sucia
de sexo,
tu tinta.

Que se burle de ti,
que contigo se vaya,
que se apiade
en tu espejo
y te prefiera a los guapos…
que por dentro en la noche,
donde te duelen los perros,
ella se acerque quedito
y con los pies contraídos,
haciéndote cosquillitas,
sencillamente se duerma.

Es lo que harás
que ella haga
con tan solo cuidarla.

Omaral.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Vida y corazón, bienes de uso espiritual.



Que la vida me demande tiempo
si tiempo nos queda
después de sentarnos
a juntar en un puño
nuestros restos de cabello.

Que pida de mí
a los míos
y que los míos se enternezcan
con tributos
que hice en farsas
y que eran de ellos…

Si es su voluntad
que yo vuelva a caer,
que caiga.
Que no me alcancen los brazos
y no pueda agitar
mi luz de luna,
mi bandera.

Yo ya sé que en su hipérbole
los camiones del desalojo
pasan continuos
escoltando
lujosas cofradías de abogados;

Podrían arrodillarme
meterme cañones por los orificios,
hacerme escuchar plegarias
de aquellos que han quedado ciegos
y en un rasgo de poder
sé que bien podría pasar
que nada pase;

Pero podría suceder
que una mujer me ame...
                                     tan desenamorada.

Por ello es que adelanto el paso
y si el invento tiene a bien
que yo sea blanco,
que mi cara tan tonta
se me alargue en el espejo…
y si es preciso
alguna vez
no lograr sobreponerme
ni al amanecer,
ni a los intermezzos de la tarde.

Que en la vida a mi me encuentren
con la encendida espera de su sangre,
con la ilusión tirada por caminos…
con el esqueleto descompuesto
y desarmado.

A punto de rendirme
ante la muerte,
que la vida me demande.
Yo mientras tanto
sigo el pulso
de una luz que allá se apaga;
pero voy latiendo.

Omaral.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Canción de un Tudor en la torre.




Dispón de mí,
aprieta, estruja, muerde,
revienta, pisotea, humilla,
corrompe, diluye, exprime,
mastica, asfixia, oculta,
ahoga, reprime, censura,
agobia, cauteriza, asusta…

Haz tú
que, por mis heridas,
en la calle
los beatos marginales
me den pan
y a ser posible
me conviden
con mentas.

Mira que te he dicho
que no quiero que mi aliento,
tan reseco
por nombrarte cada día,
te genere
una ofensa
y encima cierto asco.

Autópsiame,
canibalízame,
abdúceme,
tortúrame,
encíntame,
postérgame,
adhiéreme,
intérname,
nebulízame,
exorcízame,
humedéceme,
desmaterialízame…

Haz tú
que de tanto en tanto
me lleve la guardia
me cubran con techo fino
y recomienden a un laburo…
mira que es por ti,
yo estoy dispuesto
inclusive a trabajar
en los días que le sobran al bisiesto.

Dame
por piedad
a comer clavos
con espinas de las rosas…
ten presente
que una vez,
en tu cumpleaños,
fui de putas
y jamás te regalé
la patria tuya
que habías visto
en una magazine del subte.

Dame oxido
y cianuro,
lo que tengas
que me haga un daño bueno;

Y dame por final,
de las primeras nupcias,
dame una segunda menta
que cuando chille yo en tu tumba
al menos quiero que implorarte
huela bien.


Omaral.

martes, 10 de septiembre de 2013

Sobre la dueña de una canción.




La mujer del gran dios Zeus
una vez bajó a la tierra,
se humanizó
llevando puesto un corsé
que le sentó la mar de bien
a sus dos tetas,
y descubriendo que no era
la oficial versión de wikipedia
se dio en venganza contra el padre
y se dijo que sería
aun mucho más guapa
que la ordinaria Hera.

Bebió cerveza
e hizo a Dioniso un camarero…
ya era de noche en cholollan
cuando encontró
a un trovador
que retirado
hacía de hombre.
Quiso de él su libertad,
su indecisión,
y su dicción…
y a cambio fue que le cedió
un terrenito
en dimensión,
desconocida;
no hubo fular
para aquel frio de temblar
que conviniese
a la ecuación
de media viagra
más metanfetamina.

Falta ya ella de piedad
dijo al señor de la blue word
que hiciera un mix de carnaval
o un verano de canción
que proveyera,
de enjundias
y satisfacción,
de duelos mortales
por amor
y a ser posible
un one hit wonder
que contara
sobre su rostro
una leyenda.

No hubo en la tierra rebelión
que se sumara al himno del horror
y ahí fue que ella,
sin devolver 
al trovador su libertad,
volvió hacia Zeus en avión,
y ella
y dios padre
suman dos
en nueva york,
mientras que el canto
del cantor
no tiene más premonición
que una bufanda con color
de hierba buena…

Así es la historia corazón
déjame ahora
que me pierda
en otro cuento sin error
donde la esgrima
de pasión
que me controla
se haga luz
y desvanezca,
deja que acabe de una vez
y que no encuentre mi razón
entre leyendas
de lo que ya se acabó,
porque en la nave 
a mi motor
le faltan piezas.

Omaral.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Hacer un día de hoy.


Hubo días,
quizá no aquí
y tal vez muchos
me reprueben la osadía;
pero salía el sol
y bajaba la marea
como rindiendo pleitesía
a esos castillos
que llegada media tarde
habrían sido tomados
por tropas acuarias de sirenas…

Una vez cayó mi madre
asustada por tristeza…
otra vez
muy enfermos nos juntamos
hacia el borde de la cama
sin fotografías donde vernos
y lloramos
maldiciendo nuestro llanto,
espiando en la memoria
de días en el futuro…
queriendo dar ahí
con la razón por la que entonces
no teníamos maneras
para ver
nunca nada además
de la vida que debíamos de años.

También hubo días
para siempre,
para gritarle
a todos esos otros días
que habíamos vencido
 y aunque en ellos llovía
no dejaron así
de exhibir en los cines
historias hermosas
de hombres gloriosos
que no temían llegar
mojados a verse
con la humedad de mujeres
que habían soñado desnudas…

Días en los que triunfaron toreros,
fueron leídos poetas
y se escaparon de ser criminales y santos…
días,
para salir a la calle
saludarse las manos,
acortarse las faldas,
suponerse un marciano
y dictar cátedra de juegos
con los bolsillos rotos
de otra merienda sin pan.

En su llegada,
botones de rosas.
En su sensación
de dormida caricia,
brillantes reflejos.
Sobre el cordel,
en el que secan las ropas,
aves extrañas…

Días
para hacerse
y descontinuar la rutina…
de hombres que pisan
por vez primera la luna
y de mujeres
que por primera vez
dan de garante
su columna de estrellas.

En ellos obraron milagros
las revolucionas castizas,
un celador dio a beber de su vino
y el prisionero aguerrido
pagó su gesto a manera
de una canción que contaba
sobre una paz que esperaba
apenas pasada la guerra.

Hubo días de molinos,
de caballeros,
y de escuderos gigantes…
de terminar en un acto
las mil maneras posibles,
para empezar la jornada…

Días de 24 horas.
Con 1440 minutos.
86 400 segundos de suspenso puro;

Hubo días que no eran,
justo como este de hoy.

Omaral.