miércoles, 31 de julio de 2013

De castas a castos.



"Vacilando de costao
donde corta el bacalao,
la jet set del delincuente."
Semos Diferentes.
Joaquín Sabina



Usted y yo,
mi amiga,
muy distintos
de los otros…
diferentes.

Más promiscuos.
Menos infieles.
Más desafiantes.
Menos rebeldes.
Más calientes.
Menos fáciles.
Más malvados.
Menos rudos.
Más fantoches.
Menos falsos.
Más salvajes.
Menos bestias.
Más románticos.
Menos idiotas.
Más puntuales.
Menos apurados.
Más activos.
Menos activistas.
Más pacientes.
Menos pusilánimes.
Más inteligentes.
Menos brillantes.
Más bellos.
Menos agraciados.
Más tiernos.
Menos compasivos.
Más glamurosos.
Menos superfluos.
Más fuertes.
Menos intensos.
Más vitales.
Menos festivos.
Más emocionantes.
Menos emotivos.
Más elegantes.
Menos rígidos.
Más elocuentes.
Menos habladores.
Más soberbios.
Menos engreídos.
Más generosos.
Menos compartidos.
Más unidos.
Menos juntos.

Usted y yo,
distintos causes del mismo río…
y a un solo mar.

Omaral.

martes, 30 de julio de 2013

Serie hippie de película alemána rodada con velas.




Cubiertos por la estación
de entonces,
fregados los cuerpos
por las diáfanas ansias
que azula la juventud
de saberse impropios
en la propiedad del otro…

Sombras de ramas en los muros
que juntas se descubren
como un montaje de pasiones
arquetípicas del ágora.

Son  
ese mismo canto
delator de la torpeza
que hace el cardenal…
aun su cuerpo partido en dos
es inescrutable celador
de las fortunas
que brotan de las fuentes
enamoradas.

Era enero;
pero alargaba los brazos
y cruzaba los dedos escondidos
entre la mano de abril.
Se intercambiaron
pegatinas de otros puertos
y subidos en un banco
arreciaron mar adentro
entre sus ojos.

Pizcas de temor
en el mismo aliento,
mirra hermana
y sensación níquel
de pertenecer al fuego
en el que queman
sus deslumbres los poetas…

Iban y venían
jugando a derrumbar,
sin sobrevivientes,
los aviones:

Ávidos de un accidente
decían lo aprendido de memoria
en el olvido…

La misma voz,
el mismo esperpento
de los nervios
invitando a los transeúntes
para unirse
en la festividad del circo.

Fue a las cuatro am
que a punto
de incluir un soliloquio
de campanas en la escena final de Casablanca,
se dejaron trenzados los pies
con un signo interrogante
en color
de tinta negra.

Sin embargo, ahora, otros,
además de ellos :

La misma última película alemana
con el final de los amantes muertos…

Además nosotros.

El trabajo de él como velador
en una fábrica de velas.

Omaral.

lunes, 29 de julio de 2013

Sin ser nosotros; pero sin ser ellos.

Al corazón claro
de mi amante oscura.



No abras amor
digamos a una voz
que aquí no queda nadie.
Su estatuto de perdices
que no incluya
nuestra marca
de silencio en la pared.

Quedémonos por hoy
en esta sombra
que sienta tan lindo
a ese halo incandescente
de maldad
con el que rezas…

Sean,
para sus eminencias,
los vastos jardines.

Madreselvas de veneno
que se enreden a nosotros
y visiones radioactivas
comulguemos con la luna…

Mejor tú y yo,
la horca y la hoguera…
sin más delirio que el rayo
y la hache…

Sin más esperanza
que una manzana
filmada por partes.

Le he puesto un casco
y nuestro buzón espacial
ahora sintoniza noticias
de ese planeta tan lindo
del que no hay coordenadas…

Aquí hasta ésta nova
nos lleva el exilio
y  en carne y hueso
nos descansa la fe que nos queda,
para el ruido de motores.

Impropios,
de acciones tan propias
de esos divinos,
sea por siempre en plural
nuestro templo de frío…
nuestra encomienda ceniza;

Sin más diversión que dolernos
nos mataremos con dientes,
a risas.

Quede a otra potestad
-Mejor-
la mueca encantada
de la libertad
y alada la gracia
de saberse
también parecidos:

No es lo que dicen,
bondad,
es escucharlos decir
lo que han dicho.

Nos quedamos de noche,
cariño,
del lado búho del recuerdo…
que la luz
la reclamen los ciegos.

Si tocan la puerta.
Si tocan tambores.
Si en su invitación animada
con la imagen de un yeti
te tocan el alma
guardemos reposo.

Mediocres hasta con el miedo,
ingenuos que bajo una paja
ponen la conciencia a salvo,
se irán al saber
que para inventarnos
bastó con saber
que ellos no existían.

Omaral.

viernes, 26 de julio de 2013

Od(i)a al ultimo hallazgo de los brillantes.


Confesaré cualquier cosa
a sabiendas de que puedo hacer algo mucho peor
Marquesita
Nacho Vegas.



Tenían sus ropas sencillitas,
como única presunción
era ser sencillos.

Verdes, amarillos, violetas,
naranjas y dorados.
orgánica comuna
e integración,
la sabiduría culmen
de la conversación humana.

Tanta evolución
que vergonzoso,
para uno –¡pobre!- que no sabe
apretar botones
ni escribir con frases
tan triviales:
como el oropel
creyéndose que es oro.

Es verdad que me cuestiona
el ardor en mi palabra;
pero la lucha contra la vulgaridad
me vinó vitalicia,
y como suena muy enorme
también diré
que ahora es perpetua.

En ese cuadro
que mostraba un descuadre
muy abstracto
-Y tan profundo-
todos sonreían…

Se palmeaban por la espalda
apenas verse,
estaban tan congratulados
por su gesto de experiencia
que uno a uno compartían
degustando los minutos
que sin más se sucedían tranquilamente.

Comían algunos con cubiertos,
otros con las manos…
las parejas se leían el pensamiento,
terminaban juntos
con las frases impolutas
que habían visto en el art way channel…
que fortuna pa´ nosotros
que asentían en cantarle
una canción al nuevo día.

Pasada la merienda
venían los niños
a recibir estrellas en la frente.
Los padres orgullosos
competían por poner más alto
los dibujos de sus nenes
y al final
declaraban todos juntos,
en una versión de paz y amor,
un empate democrático
de todos ganadores.

No había hambre
de banquetes
y los cerditos eran todos vietnamitas…
Jugando con los toros
a los minotauros
dieron por resuelto
que el mito laberinto
era el gran hallazgo de ellos:

A orillas del río
se contaban el futuro
como una merienda,
compartiéndose las nueces
con ardillas.

Lisos, rizos,
blancos, verdes, rojos,
los cabellos…
iban adecuados
en la voluntad del viento,
tantos de tan bellos
se olvidaron
de secretos a lucir
y eran ellos
¡Por un ángel que eran ellos!

Diáfanas las voces
y prudentes las verdades.

Aquello era la alegría
¡Qué gran cosa!

¿No es así?

Omaral.

jueves, 25 de julio de 2013

La vida es pa´ beberla, como es, en vasos de cristal.



Bien aquí
y no allá.

Esta batalla
donde se pone a prueba,
se edifica,
y se destruye la moral…

Andar de cabo
a luna cada calle,
sostener de la mirada la confianza
de esa esquina en la que albergan
un dialecto
propiedad de las navajas.

Formar las formas
que no existen
y auscultarse a uno mismo
en las partes pestilentes
de los miserables.

Defender
de las brigadas las tormentas
y dar la rienda suelta
con la que la marea
perturba el holograma
de lo que ya nunca será
la misma tierra firme.

Consagrarse
de morado en la más limpia
proeza de lujuria.
Acicalar
la impronta aleación desde el desorden;
no ser locos…
Ser infames.

De uno a dos
contras las hordas peregrinas
de utúpotas caciques
que dan de sábado a la noche
la usura en vasos de unicel…

Ser santos
en pos del libertino
extracto de violencia
que emana de la carne:

Confinados a presencia
ante el degüello
de las nubes
y seguir, de ser preciso,
en un camino oculto,
para nuestra ceguera.

Vivos
en un valle de sobrevivientes,
emotivos circunspectos
que te toman
por los pies
callan tu nombre
y es así
que los escuchas.

Bien aquí,
donde se pone a prueba
de verdad
lo que se dice es la verdad.

Omaral.

miércoles, 24 de julio de 2013

Soy, de ser se haga cargo el sueño.




Por soñar es que sigo.
Por esos días de agua
que transfiguran
mi cuerpo como un delicado oleo
restaurado en sombras…

A placer,
por la psique dormida.
En posición subversiva
a la muerte,
por la cabeza
al fondo del aire
y custodio de un pulso fantasma.

Cuanto abandono en la calma
de una ciudad abolida por cables.

La melancolía torcida
de andar por la espalda
buscándole así
un rostro que acabe
en el filo del horizonte:

Todo un destino de estrellas
brotando en relieve
sobre el cemento de campos santos.

Ardid de la magia
mi tertulia pagana
con Dios,
un extracto compartido
de distintas cicutas…

Muy completas en vitamina C,
para la epidermis.

Que suelta,
¡y qué amague!,
¡y vientre incorpóreo!,
la plomiza costumbre
de alucinar con los ciervos.
De indefinirme en la voz
cuando pasan de fuego
sobre mí los dragones…

Jabón de seda
en el que he visto lavar
la cascara de una bala perdida.

Sueño con días
que dentro de días
serán hijos días
de todos los días…

Me hago coser los parpados
y en ese sueño
algo soy
que mis ojos me cubren
de ver.

Omaral.

martes, 23 de julio de 2013

Esnifo, el hijo de Lagrimas y Polvo.



Lindo ciervo entre mis garras
soy un dócil
artefacto de tortura.

Ahora sabes
como escapo,
soy la noche…

Mírame en los ojos encendidos
yo les lamo
de ellos me atraganto.

Ruedo por tu cuerpo
cual sudor;
pero soy lágrima

Tears and tears
and tears.

Cuanto hombre me posee
son las agujitas del reloj
masturbando en tu retina.

Pobre del cretino soñador
dice que es amor esa caricia
ya te digo es solo pena:

Valle que arde a truenos,
etiqueta por la radio,
desenchufe en televisión.

Cuéntale a la luna
si te quiero
¡Oh!.. no te quiero.

Bestia de palabras
educada mal,
civilizada…

¿Ves el puente aereo?
yo he cocido esa solapa
en el corazón del capitán.

Al cobijo de tu sombra
tragas que un pedazo de cinta
te recuerda que no hay nada…

En puntas mis pezones
se te clavan;
sumo, semen, carne magra.

Tretas de ternura.
Labios de tensar.
Estación de la locura.

Cuando de los diablos
es mi sangre
vertida entre tus manos…

Tú, animal de cargas,
limitas tus sospechas
a la misma lagrima vacía.

Tears and tears
And tears.

Un puño cruje en la puerta
me indispongo a saber
el mensaje de tal comisionado…

Guardando con nervios de púas
disuelvo
el químico/cocina del estudio,
esnifo un penúltimo elemento
y vuelven de otras vidas,
a la vida,
prospectos de muerte
que como caballos
hacen cascos en el aire.

Un, dos, tres
de nuevo dieciséis
voy al catorce…

Llaman otra vez
yo aguanto aliento,
sospecho
que dejan verme las paredes.
No están los planos del cajón
donde ya estaban.
Y arrodillado
bajo la mesa
invento un dios.

Mi padre tiene el rostro
de cortes con navaja,
se acicala el cabello manicomio
y a veces llega antes;

Ha empeñado un timex
por el tres por ciento de interés
en la lactancia de una estrella…

En miles de pedazos
el aparato telefónico
se hace el muerto sobre el piso,
ruedan una imagen
cuando el director
pone sus manos en los pechos
de la pantalla plana.

La línea da tono de distancia
y no puedo prevenirme
de que alguien me viene a buscar,
sin receta médica.

Insisten en que estoy;
pero aun yo no me muevo,
imploro en voz muy queda
a todos los silencios…
la lámpara microonda está encendida,
me disuado.

Alguien
justo ayer cuando era lunes
ha decidido dar con doce flores
a la puerta de una iglesia…

Luces de guirnaldas
y coronas mortuorias
cayendo desde un globo
están en la nevera.

El explorador que remueve
los helechos de ventana
apunta
y mantiene la mira
directamente en mi séptima conciencia,
lo veo a través del miedo.
Me desgarro su neblina
y doy desnudo por el piso
muestras aristócratas de salto…

Ángel,
mi vecino,
convino que no era necesario
llamar al zopilote.

No era de ella
aquel cadáver de la hiena,
la escena del crimen
fueron manchas de lejía.

Dealers drugs
de cementerio cada trece
y puede ser que azul,
aquel instante,
te toque a la puerta.

Nunca nadie a mi me preparó,
para esconderme
y no desaparecer.

Omaral.

lunes, 22 de julio de 2013

Los pianistas son todos hombres.



Mañanas como hoy
me despiertan sensible,
unicornio,
y capaz
-por la pura cara-
de coger de mis manos la nota
y escribir melodías
de algodón y acero.

Me encuentro
delicado y sutil…
pececito amigo del aire
educado en ceremonias
de jardines
y lagos.

Soy yo ese señor
con el frac:

Amistoso cachivache
de la historia
que en un guante quitado
moja su mano en las aguas
que van de Gandini a Agustin Lara,
ríos que desembocan,
imantando las armas sonoras,
en los mares de Mozart.

Doy el paso al piso
con el pie derecho…
mis dedos de largos
parecen gotas.
Una galáctica sinfonía
-burbuja en mi pecho-
me llama del ébano
y corrige las alas en mi
que estaban rotas.

Y quiero poner
de música la luz del torero,
acompañar el rumor de las hojas
cada árbol de otoño,
dictar por escena
la alfombra en que vuelan
las musas de los poetas;

Sin embargo en días como hoy,
cuando sabría
como hacer armonías
de locura,
no soy pianista.

No tengo piano.

Omaral. 

viernes, 19 de julio de 2013

CamboyaLand XII




Después de algún tiempo
la vida no te hace creer en nada;
pero sí descreer de todo…
                                                                           en esencia lo mismo.
***

Lo peor de la mirada humana
es saber que vea lo que vea
su catalogo de opinión es muy reducido.
***

Ser hipócrita es ser malvado;
pero ser malvado
nunca será ser hipócrita.
***

Alguna vez,
contra la marea,
este momento no existía.
***

Para todo usamos “todo”
qué vergüenza.
***

Si el amor es lo único
su práctica es redundante.
***

No le mientes a quien tiene
una opinión decente
sobre la verdad.
***

El mar,
como el corazón de los hombres,
por fuera festivo…
por dentro oscuro.
***

Dice el poeta palabras
a cambio de otras palabras:
¿A cambio de qué?
***

Para enderezarme
al mundo
lo pervertí.
***

Pensar
también puede ser una contribución,
piénsalo.
***

También los indios son bravos vaquero.
***

El limite
es el abuso.
***

Visiones de visionario
nunca tuve,
para mí el mundo
nunca sucedió.
***

Cuando a tu único amigo lo matan a tiros
la vida se vuelve
perder siempre con un As de espadas en la mano.
***

Para sobrevivir
es indispensable tener varias vidas.
***

Nunca te rindas
antes fracasa.
***

Quise estar solo
pues la mayoría de mis memorias
fueron en compañía.
***

Solo lo fugaz es importante
lo que perdura
no tiene ningún interés,
para mí.
***

Dios existe.
Por ser nosotros su único juego
no le interesa demostrarlo.
***

La voluntad de Dios
fue la voluntad del hombre.
***

Pobres hombres libres,
solo hasta donde ellos están
llega la libertad.
***

No seas gracioso,
ten esa gracia.
***

Solamente aprendiste a imitarlos,
no a ser como ellos.
***

No tengo el placer de los dioses
si quieren mis oraciones…que paguen.
***

No atino con la gente
que busca cosas que la vida no tiene.
Mi tino es con la gente que encuentra en la vida
una nueva forma de vivir.
***

Nunca se compra
lo que se vende.
***

Si el amor no es lo que nos han contado
es porque es amor.
***

Siempre descreí
de la gente que decía tener mundos…
yo prefiero vidas,
mundos no. Vidas.
***

Está bien,
me comprometo;
pero no te comprometas tú conmigo…
no jodas mi compromiso.
***

Espero que te guste el agua,
es tradición aquí en la tierra
su uso como catástrofe, melancolía
y violencia.
***

Si el plan es encontrar la verdad,
después de advertir la verdad
¿Cuál es el plan?
***

De la buena voluntad se valen las malas acciones.
***

Confórmate de seres distintos a ti.
***

Sin estreñimientos.
Sincronizar la propia mierda con la mierda de alguien más;
ha sido siempre un cagadero.
***

La locura no lo es
mientras sirva en beneficio de los cuerdos.
***

La función de la materia
es evolucionar el concepto.
La disfunción del concepto
es revertir la materia.
***

Monotemático,
Monoteísta,
Monosilábico…
Mono.


Omar Alej.

jueves, 18 de julio de 2013

Ni las nueve vidas de los gatos, la muerte de un RuiSeñor.


Por un momento
me detuve a pensarlo,
en los conciertos de reggae,
en la disoluta vanguardia
de las procesiones,
en los ultramarinos camino del mar,
y hasta en los besos que el ocio
exhibe vulgar en las plazas
contra labios
que yo ya sé saben a cartón.

Tiré, en la misma fuente
de la que escribo hace años,
monedas, ilusiones
y cualquier suerte.
Las dispuse ahí,
para más caminantes…
no ha sido fácil volver
y he encontrado mi casa
como fuego de artificio,
para los ojos vecinos.

No me adula
con nombrarme
en su experiencia
la tendencia al mecanismo...

Difiero del orden de ese pasado,
nada mañana:
también será como hoy...

Con la fe,
para vencer el miedo
de amar al ser amado...

Hombro a hombro
con la labor del día,
pernoctando de la noche
sin saber que viento
es el que va del norte
a la calamidad…

Con los ojos hinchados de luna.

No he de pedir tentación,
para mí,
solamente hacer eco
de las palabras que borran las olas
en la otra orilla:

Detrás de las montañas,
donde se oculta la pasión del mar.

Usted quédese libre,
piense que hay algo
de sus manos
que los poetas comedidos
dirán por el oído
a una niña cuando raspe
sus rodillas en la tierra…

Sin embargo –por favor-
no se diga que fue vista
e hizo imagen…
respete en algo la verdad
que una fantasía,
al hacerse pasar por usted,
dejó sentada como lluvia
pasando entre las nubes.

Fue una vez
que me detuve a pensarlo,
en los corruptos decibeles del sábado,
en mi propia ternura
con la ginebra hasta el cuello…
dos días antes
del día de todos los santos.

Al final,
si era octubre
o era marzo,
nunca nadie a mi me vio
-tanta sangre aglutinada
en la nariz roja de un payaso-…

Lo que vieron son sus vidas
yéndose de ustedes alegres,
cantando…

Al menos dueñas
de mí.

Omaral.

miércoles, 17 de julio de 2013

Un escritor sin lectores es siempre un gran escritor.



Te doy este mi día,
el sol ha salido temprano…
me ha quitado el pijama
con cálidas caricias de luz.
Es verdad que la limpia sensación
en las sabanas
me ha dispuesto
a quedarme en cama
sin obedecer al entusiasta verano…

Sin embargo al minuto,
con la casa en olores
a café y girasoles,
la voz de ella ha dispuesto
mi obediencia servil
a todo cuanto implica
soñar en movimiento.

Pongo,
para ti,
el beso que me ha dado en la mejilla,
la broma indecente
que me ha dirigido en la mirada…
come de los frutos
a los que huele su cabello
y por favor
guarda
-Por si un día lo olvido-
parte de ese amor tan mío
que me da con no matarme.

Preciso que sepas
que soy un seguidor de don Roberto,
que nos llamamos caballero
por venir de buenas cunas:

pobres
y alimentadas con garbanzos.

Si imaginas,
imagínate un jardín llovido
y de bastas  lilas,
una calle larga
que al salir de casa
va poniendo ante los ojos
las cosas que yo traigo
por aquí
y te escribo.

Incluso ahora,
cuando no es medio día,
ven y siéntate en mi oficina,
en ella está prohibido que se hable de trabajo.

Déjate encantar
con el descaro de reír que tiene Mikel,
proponle a mi jefe vacaciones
y duda
mientras cuentas
cuanto tiempo es necesario
para terminar con las labores.

Ten,
este es mi día en lo que va de hoy.

Agrégale cuanto gustes
propongo un tablero,
para lanzar dados…
me haría feliz
una fotografía de familia sobre el escritorio;
pero por favor eso
evita contárselo al poeta rudo
que jamás le escribiría una palabra
a un supuesto lector.

Omaral.

martes, 16 de julio de 2013

Aun, la cara B de un optimismo.




Aun de íntegros los ingratos.
Aun de servidumbre las mezquindades.
Aun de dolor algunos caprichos.
Aun de pasiones los vacíos.
Aun de aventuras las ingenuidades.
Aun la hipocondría de los santos.
Aun la resurrección crucificada.
Aun la avaricia de pedir el perdón.
Aun el convide de los egoísmos.
Aun la petulancia de las humildades.
Aun la generosidad de los inútiles.
Aun los sagrados escritores.
Aun el estupro de la moral.
Aun sin vida tantas muertes.
Aun sin sacrificios las utopías.
Aun el tiempo irreparable.
Aun de rabia el pataleo.
Aun sin dueño el bien común.
Aun de ceremonia la vulgaridad.
Aun de gracia la desvergüenza.
Aun el orgullo sin donde apearse.
Aun la democrática participación de la incultura.
Aun el culto como panfleto.
Aun el miedo de tolerancia.
Aun la valía de la limosna.

Aun panaderos y payasos contra el pan y circo.
Aun la lisonja para/con lo que no entiendes.
Aun la natura como excusa de deidades.
Aun de divinos la hospitalaria ignorancia.
Aun de paciencia la tibieza.
Aun de instinto la ceguera.
Aun de perpetuas las almas.
Aun disociada la pobreza.
Aun por las calles una posible ciudad destruida.
Aun de mágico lo patético.
Aun de obscena la fantasía.
Aun de escrúpulos la censura.
Aun de pensamiento el reciclaje.
Aun de rebeldes los haraganes.
Aun de actitud lo que es plagio.
Aun sin saberse su propio discurso.
Aun en el podio, asustados por la palabra.
Aun fotógrafos cuando sin vistas, para contar.
Aun talento lo que les falta.
Aun solo amor se necesita; pero hace falta amar más que otro.
Aun piden silencio todos al tiempo, y en cada lengua.
Aun de libre prensa la habladuría.
Aun social nuestro criterio.
Aun a tiempo las deshoras.
Aun cuidados la intromisión.

Aun en ti;

Aun tanto
que hasta me ha dado por pensar
que si creyó que aquello era verdad
fue por ser, muy apenas,
la mitad de una mentira.

Omaral.