domingo, 27 de enero de 2013

Camboya; La súbita sapiencia del concepto.



"attention aux pickpockets... du concept"
Gilles Deleuze




Desde la luna vi el domingo,
y en algún sitio que imaginé
escuché decir
que nada hay más ficticio
que la realidad.

Se ponían los mercadillos,
abrían sus grandes puertas las iglesias,
y los locos cautivos
diseminaban biografías
con deseos subversivos
y galantes
de cordura…

El amor, como el mar,
era el límite:
lo que hiciera sobre él;
todo fue naufragio.

Seducida en ese tono húmedo
que guardan las baldosas,
parada
y haciendo cruz
con los brazos bajo el sol.

Los súbitos minutos de la espera
aun me dicen que eras tú
y que la semana
oscurecía sin sombra alguna…

Que posiblemente los andantes,
obligados a seguir
cazando mariposas de agua dulce,
no sabían que yo lloraba
y que aquel vuelo de papeles
eran grumos de mi sangre
que hacíamos de vapor
para seguirnos.

La vid del sol creció
y en el día de descanso
de la suerte
un soldado desterrado de la guerra
calmó en la fuente,
de un coral en flor,
el hilo de cobre
que venía dejando,
tras de sí,
un costalin de monedas;

Larga procesión
y fotosíntesis de enero,   
un radiofusor
sirviéndose en cristal cortado
la ultima navaja
con la que bautizan,
a quien no fue viudo,
las canciones.

Cambió la luz al rojo,
me quede quieto un poco 
después de marcharme;

El domingo ya empezaba.

Omar Alej.

No hay comentarios: