martes, 18 de diciembre de 2012

En Camboya haciendo lo que (no fui yo) nunca hice.





Nunca te engañe por nadie,
<<vamos que no fue
sentirme encandilado
por la brevedad de los momentos>>

No fue que me pareció
oportuno aquel beso robado,
ni que fuese
en su inocencia
un gran pretexto
para huir hacia adelante.

Nunca preferí
dormir en brazos
que abrazaran de un modo distinto
a ti;
sin ese fuego de descuido
y solitario.

No es que me embellecieran
otras manos,
ni tampoco
que el sombrío viento
en otros cabellos
me diese un lenguaje superior
para poder hablarte…

Tú podrías imaginar
que fui en busca
de otro acento,
de una luz más penetrante
que tus muestras de esperanza,
y sin embargo
no fue así:

Yo nunca he decidido
a por alguien
que no tenga tus encantos,
tu ternura
o tu candor;
posiblemente
ni siquiera sea posible
mar alguno
como el brío de tu humedad…

Debido a ello,
y a que no quedan en tierra
huellas de la planta de tus pies,
ni siniestro
que acontezca sin tu abismo;

Nunca me vestí con otro cuerpo
para desnudarte.  

Lo hice por mí...

Como por mí
lo he tenido que hacer todo.

Incluso, estoy seguro,
por mi no quiero
saber por qué lo hiciste.

Estrada.

4 comentarios:

Paco Andrade dijo...

GOOD!!Tenia rato q no te leía asi. Te están pegando las fechas? O serán los años los que te ponen asi? jajaja

Anónimo dijo...

Mis poemas favoritos son los que requieren llave para acceder como este, un reproche duro pero caballeroso.

Carlito

Anónimo dijo...

Excelente ...!

Eres como los vinos mejoras con los años, es como una buena película de donde siempre el final lo cambia todo; donde el malo se convierte en bueno.

Anónimo dijo...

extraordinario! eso es oque eres, eres un ser extraordinario que sabes expresarte tal y como eres,Te quiero