sábado, 29 de diciembre de 2012

Camboya...la fin.





En algunos olvidos
vive la memoria resguardada.

Hoy proclamo la fin;
Mi nombre,
la lujosa antecedía,
mi dirección,
el sitio que destruí para llegar al este…

Las horas que transcurrieron
esperando esta palabra:
todas las ocasiones para olvidar
han sido olvidadas.

Luna viene,
ya me oculto de existir
y la existencia huyendo
duele placenteramente;
como filo cuando entra
y ya no puede entrar en nadie más.

Tengo algunas respuestas sin pregunta,
están vivas
las luces que anuncian
la llegada de un nuevo sabor
que ya no sabe a sangre;

Detalles
que enfrían
los síntomas de fuego en mis paredes.

Ser temiblemente blanco
y bueno…
                      y suyo.
Omar Alej.

No hay comentarios: