miércoles, 26 de diciembre de 2012

Camboya; Donde solíamos escribir.






Te leo
en ti está escrito mi nombre
y el hombre
al que un churumbel
revive muriendo.

Aquello
que, en un momento cualquiera,
se torció hasta romperse
no era la miga de sal,
ni el ungüento de escamas…
Luna magra derritiéndose en el espejo.

Eras toda tú
de plumas blancas
y tintas perlas...

Te sobrevive
tu propia elocuencia
construida con bloques moteados
de silencio;
humedades río arriba…

Sabe a humo,
y aguardiente,
doblarte,
desdoblarte
y grabarte,
tantas veces,
la desesperación
de las costras de mi boca.

Qué ojala un beso me consagres,
un paseo
imposible
por los lindes
de un alma que he apostado,
y perdido,
para darme
en un intento por tenerme.

A ti te quiero
pulpa
del corazón de un árbol.
Omar Alej.


1 comentario:

Anónimo dijo...

http://www.flickr.com/photos/weirdsimplicity/8217741518/in/photostream/lightbox/ :)