sábado, 24 de noviembre de 2012

Seres únicos en Camboya



La vida es buena. 
Esta semana, por ejemplo, inició con mi compadre Danielo cumpliendo 30 años (nov18) un día después lo acompañe a cumplir la treintena. Sucede dulcemente que nos queremos aun, tal vez más. 

Hoy sabemos que nos tenemos a nosotros mismos, además de tener a un pequeño grupo de gigantes; lo que algunos no querrían como enemigos nosotros lo tenemos como familia.

Y la vida, como digo, es buena: semana de pasteles, de obsequios, de ausencias, despegues y palabras… ya nos hemos vengado del ayer y de los futurólogos del pasado.

Hoy en Camboya estrenamos el Cardumen y es, en realidad, con ellos mi verdadera participación. Es con ellos donde disfruto y donde, es cierto, donde no se estar. Por ello es que hoy dedico mi vanidad a los que me hacen sentir que están acá, conmigo; algunos están lejos, otros vienen a casa y la adornan con amor y respeto… a por ustedes la vida, que la vida es buena.

Omar Alejandro Estrada Amavizca.



"Ayer deje mi cuerpo en el salón

no esperando despertar

no se si te has sentido alguna vez...insignificante.

Me despedí del mundo en un papel

y subí la noche.

Ayer subí la noche y encontré

los secretos de la luz

en el espacio frío y negro vi

en la tierra resplandor

minúsculas partículas del sol

corrían hacia ti

y entendí

que no hay nada más oscuro que sufrir

olvidando que eres parte de la luz

que el planeta que habitamos
tan hermoso y tan extraño


nos ha dado el derecho a estar aquí

¡aquí!

y quise volver para contarlo

cantar la visión desde el espacio

en el frío silencio de un planeta sensible 

de materia que sueña

que camina 

y que piensa

seres únicos...seres únicos."

VINODELFIN



No hay comentarios: